Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una propuesta

Alberto López Palanco
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 14:46 h (CET)
Hace ya algún tiempo que llevo dándole vueltas a la cabeza intentando averiguar las razones por las que los SEÑORES (¿…?) que nos gobiernan han decidido que se quiten los Crucifijos de las aulas de los colegios, y no acabo de encontrar ninguna plausible, aunque sí otras muchas tendenciosas, enquistadas, torcidas.

¿Qué se puede hacer contra esta pre-DISPOSICIÓN? Nada. ¿NADA?

Evidentemente contra la pre-DISPOSICIÓN el hombre de la calle puede hacer bien poco a nivel público. Sólo queda la actitud interior que predicó el mismo que está en el Crucifijo.

¿Y a nivel privado con proyección exterior? Le propongo a Vd. que está leyendo estas líneas, y a todo aquel a quien Vd. quiera trasmitirle la idea, colgar un Crucifijo más o menos grande, más o menos artístico, más o menos…, lo que Vd. y su familia decidan, en su coche.

Delante, detrás, al lado de las botitas, del kimono de judo, del rosario que muchos ya llevan…, o de cualquier otra cosa que lleves porque te gusta. No importa. Da lo mismo. A El no le importará. El caso es que los que no quieren que haya Crucifijo en las aulas, sepan, VEAN, los Cristos crucificados por las calles, por las carreteras, caminos y vericuetos de todo el país. De TODOS los países.

De ahí, de tu coche, no lo pueden bajar, si no es a la fuerza. Y a tanto no creo que lleguen. Y si llegan ya inventaremos otra cosa.

Y así, al mismo tiempo, le puedes echar una miradita de vez en cuando, acompañada, o no, de una cariñosa jaculatoria, que ya con la mirada se lo dices todo. ¿SEREMOS CAPACES? Yo ya lo he hecho.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris