Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Elegir en libertad

Rafael Ávila (Marbella)
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 14:41 h (CET)
Leyendo "Los toros desde la barrera", de Esther Esteban (18/12/2009), me llama la atención que otro artículo más en defensa de las corridas empiece con la frase "No me gustan los toros, pero...". Yo tengo problemas similares: no me gusta el ahorcamiento de galgos; de hecho, cierro los ojos cuando veo a mis amigos galgueros que, en uso de su libertad y siguiendo un rito ancestral, les cuelgan con las patitas traseras tocando el suelo para que tarden más aún en morir. No me gusta el exterminio de gatos a tiros aunque, a tiros o a pedradas, haya sido durante decenios una actividad favorita del viril mocerío hispano, por eso cierro los ojos cuando veo a mis amigos de un pueblo de la provincia de Toledo pisarles la cabeza para rematar a los gatitos que queden vivos después de los disparos; ellos, en uso de su libertad, lo cuelgan en la red. Pero, por supuesto, prohibido prohibir estos ejercicios de libertad. Ah, ¿que están prohibidos por ley? Bueno, para eso están los jueces, para corregir el desaguisado y archivar las denuncias. Y claro, prohibido prohibir otros ejercicios de libertad como las peleas de perros, con gran arraigo en algunas regiones, o conducir a 300 km/hora.

Es curioso que su concepto de libertad incluya la financiación con cargo al erario público de, por ejemplo, las escuelas taurinas donde (lo he presenciado personalmente en Málaga) niños aspirantes a toreros ensayan repetidamente descabellos con becerrillos vivos no más grandes que cabras. Yo, en cambio, no puedo elegir, haciendo uso de mi libertad, y negarme a que mis impuestos financien actividades que repugnan mi sentido ético y que son rechazadas por una gran mayoría de ciudadanos de Cataluña y del resto de España.
No vayas a los toros si no quieres , pero paga igual vayas o no, aquí no hay libertad que valga.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris