Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El primer capital, la persona en su integridad

Domingo Martínez (Burgos)
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 14:41 h (CET)
El desarrollo humano en nuestro tiempo se analiza también en la última carta encíclica del Papa. Por un lado, el objetivo del beneficio, “sin el bien común como fin último, amenaza con destruir la riqueza y crear la pobreza”. Entre las distorsiones del desarrollo se cita la actividad financiera especulativa, los flujos migratorios provocados y mal gestionados, además del uso no regulado de los recursos de la tierra.

Mirada directa a la crisis actual que, advierte el Papa, “nos obliga a reproyectar nuestro camino”. Y es que “crece la riqueza mundial en términos absolutos, pero aumentan las disparidades” y aparecen nuevas pobrezas, también dentro de los países ricos; la corrupción es un flagelo presente en países ricos y pobres –especialmente en estos últimos-; grandes empresas transnacionales omiten los derechos de los trabajadores; las ayudas financieras se alejan de su fin por irresponsabilidad “de donantes y beneficiarios”; hay exceso de proteccionismo con la rigidez de la propiedad intelectual –por parte de los países ricos-, especialmente en el campo sanitario; la deslocalización de la producción reduce las redes de seguridad social. Un panorama que reclama no sólo mayor participación de la sociedad civil en la política nacional e internacional, sino la prioridad, para los gobernantes, de que “el primer capital a salvaguardar y valorar es el hombre, la persona en su integridad”. Derechos indisolublemente ligados al desarrollo son el derecho a la vida y a la libertad religiosa.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris