Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El primer capital, la persona en su integridad

Domingo Martínez (Burgos)
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 14:41 h (CET)
El desarrollo humano en nuestro tiempo se analiza también en la última carta encíclica del Papa. Por un lado, el objetivo del beneficio, “sin el bien común como fin último, amenaza con destruir la riqueza y crear la pobreza”. Entre las distorsiones del desarrollo se cita la actividad financiera especulativa, los flujos migratorios provocados y mal gestionados, además del uso no regulado de los recursos de la tierra.

Mirada directa a la crisis actual que, advierte el Papa, “nos obliga a reproyectar nuestro camino”. Y es que “crece la riqueza mundial en términos absolutos, pero aumentan las disparidades” y aparecen nuevas pobrezas, también dentro de los países ricos; la corrupción es un flagelo presente en países ricos y pobres –especialmente en estos últimos-; grandes empresas transnacionales omiten los derechos de los trabajadores; las ayudas financieras se alejan de su fin por irresponsabilidad “de donantes y beneficiarios”; hay exceso de proteccionismo con la rigidez de la propiedad intelectual –por parte de los países ricos-, especialmente en el campo sanitario; la deslocalización de la producción reduce las redes de seguridad social. Un panorama que reclama no sólo mayor participación de la sociedad civil en la política nacional e internacional, sino la prioridad, para los gobernantes, de que “el primer capital a salvaguardar y valorar es el hombre, la persona en su integridad”. Derechos indisolublemente ligados al desarrollo son el derecho a la vida y a la libertad religiosa.

Noticias relacionadas

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral

¿Visitará Iglesias a Junqueras para garantizarles el indulto?

“Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado.” Maquiavelo

Gentilicios deformantes

Nos convendría ser menos crédulos ante los gentilicios con los cuales nos manejan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris