Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Explotación infantil

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 14:15 h (CET)
“El tráfico sexual es un destino marcado por la miseria para muchas niñas del Sudeste Asiático”; bajo este lema, Anesvad viene lanzando, periódicamente, una campaña para recuperar a estas chiquillas y formarlas para que accedan a un trabajo digno.

Por otra parte, “la explotación sexual es espontánea porque muchas criaturas hacen cualquier cosa con tal de conseguir dinero. Otras veces hay grupos criminales envueltos, o pueden ser las propias familias las que venden a sus descendientes para sobrevivir. Y también hay casos en los que las mismas niñas se organizan y se prostituyen, creando sus propias redes”, explica Sella Mak, coordinador de la organización camboyana “Our Home”.

Según las Obras Misionales Pontificias, las cifras de la explotación infantil son espeluznantes; hay 14 millones de huérfanos a causa del sida. De la mitad de los 600 millones de pobres del mundo, 130 millones no acuden a la escuela, 180 millones padecen desnutrición, 250 millones sufren explotación laboral y un millón de menores caen en las redes del comercio sexual.

En Marruecos más de 700.000 chiquillas son explotadas, ante la mirada cómplice del Gobierno. Ghizlane, es una esclava infantil que se levanta a las seis de la mañana. Tiene que preparar los alimentos para los niños de la casa en la que trajina. Dormita en la cocina, con una “hifa” en el pavimento y una colcha. Sólo podrá tumbarse a las doce de la noche. Y con todo, se dará por contenta si no abusan de ella sexualmente. Ghizlane acaba de cumplir 7 años. Esa esclavitud de las niñas es la que han denunciado dos organizaciones norteamericanas; Human Rights Watch y Domestic Child, en sendos informes. Para estas criaturas su paga se limita a la vianda y algo para vestir.

D¨Azeglio aseveraba que “el divino candor de la infancia parece un indicio de que el alma humana deja el seno de los ángeles para descender y tomar nuestra forma. El que lo mancha por vez primera, el que lo envilece con el primer engaño, es un gran culpable”.

Noticias relacionadas

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?

Misa o culto

Los periodistas al informar sobre noticies cristianes deberían saber la diferencia existente entre misa católica y culto evangélico

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris