Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Misas de Gallo y otras crestas y cánticos

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 26 de diciembre de 2009, 09:15 h (CET)
Hay que ver como están las Misas de Gallo, cambiantes como todo en esta vida, cambiantes y preocupantes a juzgar por el extraño y desafortunado empujón al Papa por Susanna Maiolo, la señorita ítalo-suiza, al parecer “perturbada” que lleva ya nada menos que unos 200 apoyos de adhesión escritos en una de las redes sociales más importantes y también más descaradas de Internet, red social algo desconocida para quién les escribe, lo cual hasta se puede considerar un pecado social y digital de mucho cuidado.

Veamos, por un lado, la Misa de Gallo se adelanta este año dos horas por motivos de reposo del Papa. Ojalá la hubieran adelantado también otros pontífices, menos sufrimiento se hubiera notado en sus rostros tras esa medianoche llena de largos cánticos, procesiones y esfuerzos varios.

Hay que decir que no siempre las Misas de Gallo se han celebrado a medianoche, a lo largo de la historia ha habido cambios en cuanto a los horarios de las misas se refiere, pues hemos de recordar que antiguamente comenzaban con maitines, de ahí también nos llega la idea de que en realidad la Misa de Gallo comenzaba al alba, de madrugada y después le seguían otras dos ceremonias más, todo ello para celebrar el Nacimiento de Jesús en ese día.

Pero en estos cambios históricos con más o menos acierto se cuenta que en realidad se dice así de Gallo y no del Gallo, haciendo alusión posiblemente al primer gallo que canta a media noche, gallo que incluso se llevó a las iglesias para que cantase y diera nombre a la primera de las misas que componían las tres celebraciones religiosas. Otras veces ese cántico se cambiaba por la imitación de ese mismo canto hecha por parte de un niño.

El gallo siempre ha estado presente en el Cristianismo como símbolo y emblema de Jesús. El gallo como símbolo solar, es el mensajero de la luz y de la resurrección, es el que nos dice las horas en las que van ocurriendo los hechos más destacados de la vida de Cristo. Si ponemos un belén o un misterio en Navidad, nos acordaremos de la mula y el buey, pero nos olvidaremos muy a menudo e injustamente del gallo en lo alto, que es el ave que anuncia con su canto la nueva noticia, ya que él es el gallo que vive en el establo donde nace Jesús. Así se convierte en signo de fecundidad y nacimiento.

Con esto no se puede buscar otra ave o animal para justificar el adelanto de hora papal y si fuera así y este cambio se consolida, estaremos de enhorabuena porque la Iglesia usará su sentido común para entender que los cambios a veces son buenos y a los creyentes y religiosos favorecen.

Sentimos que la joven, como ya intentase también el año pasado en la misma Misa de Gallo, haya provocado tal desaguisado al intentar abrazar o atacar a Benedicto XVI con la consiguiente caída de éste y de la fatal caída con operación incluida de cadera del cardenal francés Roger Etchegaray, cercano en edad como el Papa a los 90 años. Y es que en esas edades hay que tener cuidado con tantas cosas.

Asisto a una Misa de Gallo en esta Nochebuena con un excelente directo de “Tamborilero”, cantado sin micrófono con cajón musical que nos recuerda a un tambor muy especial de la época y que el mismo Raphael puede que debiera escuchar sólo con ánimo de unir otros cánticos y voces. Buena liturgia incluso. El frío y la lluvia no impiden que los feligreses acudan a esas intempestivas horas a una misa tradicional que canta villancicos y juega con la luz como en un drama o teatro porque al principio de un drama representa. Sin embargo, estaremos de acuerdo en que las Misas de Gallo ya no son lo que eran, no se amontona la gente en los atrios de la Iglesias, ni con zambombas, ni con botellas frotadas de anís. Algo habría que hacer con estas misas aparte de cambiarlas de hora para evitar cansancios de todos, sobre todo del Papa y representante de San Pedro en la tierra.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris