Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Chapuza y éxito escolar

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 24 de diciembre de 2009, 09:53 h (CET)
Hay comunidades autónomas donde la educación sigue siendo una prioridad. También es cierto que en otras lo es de palabra, pero no de obra. Todo ello sonaría a frase lapidaria, si no fuera porque se puede demostrar cómo las realmente interesadas han rebajado el fracaso escolar hasta porcentajes esperanzadores. Para ir abriendo boca, antes de abordar muy buenos logros y alguna chapuza imperdonable, diremos que España tiene un fracaso escolar muy próximo al 32%, mientras comunidades como Castilla y León lo han rebajado al 16,32%.

Abierto el camino del interés educativo, vamos a empezar por lo que hemos llamado “chapuza imperdonable”. Ésta abarca varios aspectos, siendo la clave el abandono que la Administración central de Castilla y León no reconoce para la educación de adultos y la educación a distancia. Respecto a lo primero, no lo entienden. Y como no lo entienden, no solo no lo abordan, sino que lo ignoran y hasta se permiten el lujo de no contestar a los requerimientos del profesorado, sindicatos y equipos directivos. De ello damos fe y nos brindamos a cualquier tipo de careo profesional con servicios centrales.

Solo con esos datos tenemos para otro artículo en profundidad. En lo que se refiere a la educación a distancia, la comunidad de Castilla y León - o “finca de Juan Vicente Herrera”, que es como se la conoce internamente - ni siquiera va a remolque, porque no ha sido capaz de dar un paso desde que asumió las competencias educativas; su fracaso se extiende a la secundaria para adultos a distancia, el bachillerato y los ciclos formativos de FP. Quede claro que si sale adelante, aunque a trompicones, es gracias a la labor del profesorado, que es el mejor y más resistente pilar de la Consejería de educación, a pesar de sentirse abandonado constantemente.

Pero hay algo más grave: en León y en Castilla el profesorado no cobra algunos complementos desde septiembre y tampoco muchos de los equipos directivos. Más grave aún: algunos profesores que obtienen destino nuevo en los concursos generales de traslados tardan en volver a cobrar su nómina tres meses y más. Nos ponemos como muestra. Precisamente, la provincia de Segovia es el peor ejemplo d ela comunidad. También nos ponemos como muestra.

La parte positiva es el éxito sin discusión del Programa para la Mejora del Éxito Educativo. De él se habla como buque insignia de la Consejería de educación en esta legislatura; aunque la idea la dimos desde fuera de la Consejería y se desarrolló en diversos artículos que publicamos en Diario Siglo XXI, Diario Directo, España Liberal y el Mundo-El Día de Valladolid, al comprobar la dejadez en que estaba sumida hace tres años la propia Consejería, siendo consejero Álvarez Guisasola que, dicho sea de paso, hoy tiene en pie de guerra a toda la Consejería de Sanidad.

No nos extraña esa consideración de buque insignia desde el momento que los resultados han aportado una mejora sustancial de los mismos. Se puede decir que se han conseguido los objetivos iniciales y a tres años vista se tienen muy claros los focos donde ha de actuarse y cómo hacerlo. Esto sucede en Castilla y León, donde también acontece lo negativo del inicio del artículo.

León y Castilla han conseguido reducir considerablemente la tasa de fracaso escolar entre los estudiantes de niveles obligatorios de la enseñanza. Las clases extras se dirigían, en cursos precedentes, al alumnado de 3º y 4º de la ESO y este curso van a ir dirigidas exclusivamente a estudiantes de 4º, incluso se adelanta el inicio de las clases extras en esta nueva edición, además de la inclusión de varias medidas de participación.

De la misma forma que decimos que el fracaso escolar es una lacra dentro y fuera del sistema educativo, también podemos afirmar - sin temor a equivocarnos - que en León y en Castilla no es uno de los indicadores más problemáticos. Pero aún se puede rebajar la tasa de fracaso al 10% en los tres años siguientes.

Para alcanzar ese logro tan positivo, la Consejería de educación ha contado con el apoyo de familias, profesorado y alumnado. Se evidencia que la unión de las partes facilita y favorece la posibilidad de alcanzar objetivos. Los datos cantan. Y cantan afinados. Pero no repiquemos las “campanas de gloria” mientras la Administración central se olvide de pagar a muchos profesores, por descontrol, tozudez y deficiente administración, aunque en el Gürtel y otros casos se lo lleven crudo y a manos llenas. O mientras el presidente de las Cortes no explique el coste final del edificio de las Cortes, duplicado respecto al coste del proyecto inicial.

Noticias relacionadas

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García

Entuertos para enderezar

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris