Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Alternativas

Pepita Taboada (Málaga)
Redacción
miércoles, 23 de diciembre de 2009, 12:00 h (CET)
Cuando se empezó a rumorear la posibilidad de suprimir los crucifijos en las escuelas, por imposición del Gobierno, empezaron a surgir otras alternativas que permitieran contrarrestar esta triste y supuesta decisión de querer eliminar estos símbolos, quizás con la pretensión de borrar el significado religioso que supone la cruz ¡absurda pretensión ¡

Una de esas alternativas la ofreció un canal de televisión donde se comentó la resolución de un prestigioso catedrático -me duele no recordar su nombre- que estaba dispuesto a retirar el crucifijo y en su lugar colocar una copia del cuadro de Velázquez que representa la magnífica pintura de Cristo en la cruz. ¡Sabia alternativa!

Al respecto, recuerdo haber leído de la existencia de un viejo palacio del duque de Abrantes en Ávila y su dueño gozaba de un portillo hecho en la muralla, por donde podía salir directamente de la ciudad. Pero el municipio le obligó a cerrarlo. Lo cerró, pero abrió otra salida en distinto lugar del castillo y colocó en la ventana de la fachada principal una inscripción: “donde una puerta se cierra, otra se abre”.

El historiador Martin Kugler ofrece algunas razones que muestran el pensamiento equivocado del Tribunal Europeo para los Derechos Humanos que ha decidido eliminar los crucifijos de las aulas de las escuelas italianas. Afirma el citado historiador, entre otras muchas razones, que “sacar a la fuerza el símbolo de la cruz es una violación, como lo sería obligar a los ateos a colgar ese símbolo”.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris