Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Que Dios reparta suerte

Ana Moreno (Vizcaya)
Redacción
miércoles, 23 de diciembre de 2009, 11:48 h (CET)
Esta semana se han presentado algunos famosos taurinos desplegando el estandarte de la libertad para seguir torturando y sacrificando a un animal. Es curioso como algunos humanos asumen que su libertad de hacer lo que les plazca está muy por encima de la libertad de los otros: un maltratador se cree con la libertad y el poder de maltratar, un terrorista se cree con el derecho de matar en nombre de su libertad, los salvapatrias y demás se creen con la libertad de torturar y bombardear para salvar el país.

En el 2006 en Holanda, enarbolando la misma bandera que los taurinos enarbolan hoy, se creó el primer partido pederasta, este partido fue llamado "Amor al Prójimo, Diversidad y Libertad". ¿Que es la libertad para algunos individuos? Seguir utilizando a un animal, que siente como nosotros, para seguir manteniendo un festejo donde su máximo exponente es ver cómo este animal es torturado hasta su muerte y un humano arriesga su vida para divertir y satisfacer al populacho, es inmoral y carente de ética se mire por donde se mire. Si encima a esto le sumamos que en tiempos donde muchas familias no tienen ni para comer, las administraciones públicas destinan buena parte de nuestros impuestos a seguir manteniendo este festejo, este calificativo se queda corto.

Mañana la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) entrará a la sala de plenos del Parlament de Catalunya, y se votará si este tema será debatido o no, pero en realidad lo que se debatirá mañana en Cataluña es mucho más, es si seguimos siendo el país de la pandereta o no. Hasta hace unos años un hombre tenía libertad para pegar a su mujer si ésta se lo “merecía”, y los padres de pegar tantas palizas como se “merecieran” sus hijos y esto era incuestionable, no había debate. Este país lo que necesita es menos toros y más respeto.

Ver cómo se tortura a un animal, y de esto se hace una fiesta, en poco puede ayudar a ver al prójimo, al diferente y al indefenso, con respeto. Mañana veremos si algunos políticos siguen viviendo en los tiempos de la quema de herejes o en pleno siglo XXI.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris