Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Baltasar Garzón

Rafael del Barco Carreras
Redacción
miércoles, 23 de diciembre de 2009, 11:44 h (CET)
“Me acuso de soberbia: creí que yo solo podría acabar con la corrupción” publica en el libro de Pilar Urbano.

La intención de volcar en mi blog y comentarios, sin excederme con más de una cita diaria (aunque repitiendo incansable el estribillo o compás de fondo) lo referido a “Barcelona, 30 años de corrupción” (mi vida) se amplia tanto con tantos nombres y casos que desborda mis primeras intenciones. La manta o madeja barcelonesa abarca el “Todo Barcelona”, a TODAS LAS INSTITUCIONES DE LA CIUDAD, y parte de las de la capital Madrid. La Corrupción es una INSTITUCIÓN que colorea e invade a las demás, una metástasis, o extraño alienígena que las domina. Parece que todos los corruptos sueltan y esparcen sus detritus para que el total mal olor diluya el propio. Tiran de la infinidad de mantas. Un inmenso culebrón que merecería sustituir en la Tele a los esperpénticos y vacuos Belén Esteban, Paquirri, la Pantoja y su Muñoz, etc. o la no tan vacua Tita Cervera, con sus propios alienígenas y corruptos. Digamos el aerosol “oficioso” contra la terrible pestilencia. El tradicional fútbol no basta.

Desde que la prensa se ocupa de Garzón, supe que parecido a mi ex abogado, metido a juez, Luis Pascual Estevill, acabaría liado en su propia madeja, víctima de su escuela e idiosincrasia, y por cierto enaltecido por la Prensa en su lucha contra la corrupta burguesía barcelonesa. La Ley y la práctica judicial española crea estos jueces estrella (y todos lo son en su ámbito más o menos amplio), y su endiosamiento y ambición los destruye. Un largo proceso, decenas de años, que desde la barrera se convierte en un espectáculo. Lo malo es cuando se es víctima. Y de víctimas las hay a miles, silenciosas, y silenciadas por la propia Sociedad que crea a sus verdugos, y que por extensión se convierte en su feudo y vasallo. Hasta que algún, o varios “ofendidos”, con Poder y Dinero deciden echarles un pulso… y a veces consiguen contra viento y marea una pírrica victoria y venganza.

Si el mes pasado alabé a Garzón por la detención de Maciá Alavedra (años en íntima relación con Pascual Estevill) y Lluís Prenafeta, primun inter pares, segundos de JORDI PUJOL, ahora saltan unas cartas, demostrando que su año sabático por EEUU, con la excusa de unos cursos, se parece a otro año, el de su colega en la Audiencia Nacional, Miguel Moreiras, también por EEUU, aunque éste sus enseñanzas las impartiera en Barcelona invitado por Juan Piqué Vidal. ¡Casualidad!, eran los tiempos del CASO INDELSO (clicar) que pasó, después de exprimido en Barcelona por Piqué y Pascual, a la Audiencia Nacional de Moreiras (donde se “diluyó”), y que quince años después se repite con 30 detenciones. Conferencias sobre la “Mentalidad del Estafador”¿¿??. Los cursos impartidos por Garzón, léase su año por EEUU, los “financia” el acusado Emilio Botín, y además sigue cobrando su sueldo en la Audiencia Nacional. ¡Y gente así decide a diario sobre la vida de miles de personas! y la mía, por dinero, la destrozaron.

Un recuerdo en www.lagrancorrupcion.blogspot.com al personaje que por méritos, casos, filiación política, y “formas” se ha ganado a pulso en principio asomarse a la gran familia de la GRAN CORRUPCION, y cuyo declive, al igual que el de su colega Pascual Estevill, es y será, tal sus muchos años de ESTRELLATO, otro espectáculo deprimente… y que de entrada… amenaza con empapelar a los malpensantes con opiniones que difieran de sus intereses y Poder.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris