Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Acoger la diversidad

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
miércoles, 23 de diciembre de 2009, 08:39 h (CET)
Las raíces de la diversidad germinan de la propia vida. No tenemos más remedio que acoger la pluralidad. Cada uno es como es y en su fuero interno odia la uniformidad, que es la muerte. Todos juntos somos la familia humana. Por separado no somos nada. Por eso es tan importante la conciliación y reconciliación entre personas. La apuesta de Benedicto XVI, fomentando espacios de diálogo y encuentro con los agnósticos y ateos, me parece fundamental. Las religiones y las culturas deben propiciar acercamientos. Es una buena manera de proteger la humanidad y de celebrar la diferencia. Todos diferentes pero todos precisos. De igual modo, los reinos vegetales y animales.

Por desgracia, también la mano del hombre ha causado estragos en los últimos tiempos en la diversidad biológica. Las especies se extinguen a un ritmo sin precedentes. La falta de protección a la biodiversidad como al propio ser humano debe corregirse, antes hoy que mañana. Vivimos en un momento de riesgo. Hemos aprendido a dominar la naturaleza antes que a dominarnos a nosotros mismos. El mundo de la civilización aún no ha suprimido la barbarie de matar a sus semejantes. Tenemos que interesarnos por la humanidad y por la vida. Es la gran asignatura pendiente. Se mire como se mire, las guerras son fracasos del ser humano contra sí.

Hay diversidad de mundos dentro del mundo, diversidad de pensamientos y costumbres; pero es la misma vida la que nos vive y la misma humanidad la que nos hace humanos. Acoger humanamente, con actitud de generosidad responsable a cualquier persona, debiera ser un signo de estos tiempos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Cada día, de hecho, a través de los medios de comunicación, nos enteramos que el mal avanza, es repetido hasta la saciedad con amplificadoras páginas de sucesos, acostumbrándonos a las cosas más horribles, haciéndonos insensibles y, en cierto sentido, envenenándonos, con el consiguiente peligro de deshumanización.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris