Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Virus SAD

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 22 de diciembre de 2009, 07:24 h (CET)
La espiral de autodestrucción y flagelación en la que se encuentra metido el Zaragoza apunta en dirección a Segunda. Si cuesta salir del pozo la primera vez, la segunda es una misión casi imposible: que se lo cuenten al Tenerife. Y es que el equipo maño sufre del mal de las Sociedades Anónimas, ese virus que se propagó por nuestro fútbol de la forma más injusta y traicionera hace ya casi veinte años, y para el que sigue sin buscarse vacuna.

Tratar a los clubes de fútbol como si fueran empresas sin sentimientos es el primer error para no conseguir ninguna de las dos metas marcadas: ni la deportiva ni la económica. Todo empieza cuando personas sin interés por el fútbol pero sí por el color verde del dinero se hacen dueños de un club. La familia Gil y Lopera empezaron con la estela y llevaron a Atlético de Madrid y Betis a Segunda División. En el Zaragoza la historia vuelve a repetirse con Eduardo Bandrés –ex consejero de economía del gobierno de Aragón– y Agapito Iglesias, máximo accionista del club.

Poner a un economista sin pasión por el fútbol como cabeza visible de un club es sinónimo de fracaso. De ahí la planificación deportiva del Zaragoza esta temporada y sus nefastos resultados. Marcelino, hombre querido en cada tierra que pisa, no sólo sirvió como cabeza de turco, sino que pretendieron engañarle como los trileros de feria: le ofrecieron renunciar a su salario a cambio de un delantero que supliera a Uche y la seguridad de permanecer en Primera División a final de temporada.

Cual comerciante saharaui en el zoco de Marrakech, Eduardo Bandrés trató de regatear con el pan de una familia, como bien apuntó Marcelino. El objetivo no era otro que lograr la renuncia de Marcelino al banquillo y sacarle del club sin pagarle ni un duro. Pero el técnico asturiano, pillo en el banquillo y fuera de él, sabía muy bien las cartas que Bandrés quería jugar. Finalmente, la honestidad ganó a la mafia aunque la victoria de Marcelino suponga una dura derrota para el Zaragoza.

Con su marcha, el Zaragoza no sólo pierde al entrenador que quiere la grada, también pierde al técnico que le devolvió a la elite del fútbol por la puerta grande. Por desgracia, el Virus de las SAD destruye todo cuanto se pone por su camino: al Atlético de Madrid de los Gil, al Betis de Lopera, al Alavés de Piterman, al ex Valencia de Soler, al Zaragoza de Bandrés... Desde luego, el fútbol no se hizo para tiranos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris