Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Belén Esteban al rescate de Iñaki Gabilondo

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 21 de diciembre de 2009, 06:58 h (CET)
No, no hay fusión. Es una compra con todas las de la ley. Silvio Berlusconi, a cuyos votantes afirma Maruja Torres desde el diario de cabecera de PRISA habría que abofetear, magnate mediático que vio sus imágenes más escabrosas [e íntimas] de “Villa Certosa” publicadas en las páginas de “El País”, padre televisivo de las Mamachicho, del Tomate y de Sálvame, se acaba de quedar con “Cuatro”, el último regalo del Poder, la niña de los ojos de Cebrián, quien finalmente se ha tenido que rendir a la evidencia y a la colosal deuda y al inevitable declive del imperio que hace unos años todo, absolutamente todo, lo controlaba causado por una nefasta gestión basada en obtener favores de los políticos y en despreciar a la audiencia.

Cebrián, máximo exponente vivo del polanquismo que lleva dominando la educación, la prensa y la cultura desde los años 70, es el modelo de parásito que tan bien describió la genial Ayn Rand en “La rebelión de Atlas”. Chupópteros de guante blanco del régimen acostumbrados a las subvenciones. Y a la amenaza. Que se lo digan al juez Gómez de Liaño, quien osó intentar sentar en un banquillo al editor del régimen. Que se lo cuenten a Camps, que tuvo que ver cómo un sastre-no sastre bajaba de un taxi acompañado por el reportero de turno de “Cuatro” en pleno linchamiento mediático orquestado contra su persona por no recuerdo si tres trajes. Que se lo cuenten a Borrell, defenestrado después de ganar unas primarias a golpe de exclusivas en “El País”.

“No hay cojones para negarme a mí una televisión en España”, advirtió en tiempos de Felipe González el recientemente fallecido Jesús Polanco. No los hubo. Le entregaron junto con Canal + el monopolio del “pay per view” primero y del fútbol después. Pese a ostentar el monopolio no fue capaz de obtener beneficios. Canal+ cada vez ha ido acumulando más y más deuda. Inútiles.

Andando los años sería José María Aznar, entregado ya al consenso, o sea, al régimen, quien unas navidades decidiera rescatar de la ruina al grupo que más injusto sería con su persona. Renunciaron los del PP, pasándose la Justicia por la entrepierna, a hacer cumplir la sentencia del “antenicidio”. Los de Cebrián se lo agradecieron los días posteriores a la mayor masacre terrorista cometida en nuestro país inventándose terroristas suicidas y animando a rodear la sede del partido en la jornada de reflexión, en lo que constituye la mayor y más sangrienta manipulación mediática cometida hasta el momento.

Llegó pues Rodríguez Zapatero al poder encumbrado gracias a PRISA. Pero, oh sorpresa, decidió apoyar a Mediapro, su propio grupo amigo. Roma no paga traidores y ya se vio lo que hicieron los de Polanco con Aznar. ZP no parece dispuesto a dejar su presidencia en manos de un régimen que según parece se ha propuesto liquidar para sustituirlo por el suyo propio, igualmente liberticida. Problemas inesperados para un Cebrián desnortado de quien dicen incluso ha llegado a enviar SMS poco amistosos a ministros. Peter Keating, el arquitecto-parásito de “El manantial” tampoco lo supo ver. Siempre lo tuvo delante.

Rematará el asunto una crisis económica que, como toda crisis, limpiará el panorama de los más ineficientes, lo cual, por cierto, podría incluir a los del millonario marxista de la cadena del Gran Wyoming: “Público” ha sido un fracaso que no remedió ni el cese de Ignacio Escolar, la Sexta acumula deudas y no acaba de despegar en audiencia y, para colmo de males, no hay dinero en los bolsillos de los españoles para GolTV. Lara podría hacerse con la mayoría de la cadena del zapaterismo oficial al comprar el 80% de la también hasta las cejas endeudada Sexta

Es lo que tiene despreciar el presentar un producto atractivo para los consumidores. Es lo que tiene renunciar al periodismo para dedicarse a la propaganda. Mucha moralina pero la simpática Belén Esteban va a tener que acudir al rescate del campanudo Gabilondo. María Patiño a por Wyoming. Justicia poética. O mediática. Qué divertido.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris