Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

De donde un éxito puede equivaler a una traición

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 21 de diciembre de 2009, 06:58 h (CET)
Bueno, pues, ¿qué voy a decirles que ustedes no se imaginen? Nadie se hubiera podido figurar que, el tema de la activista saharaui se resolviera, por arte de birlibirloque, y que la diplomacia española, por sus propios medios, y conducida por el “hábil negociador” señor Moratinos, hubiera llegado a un final feliz. Y, cuando digo feliz, me estoy refiriendo a que lo ha sido para la señora Aminatu Haidar que, si no nos han engañado, ya está en El Aaiún en compañía de sus hijos y demás familiares. Lo que ya no es tan fácil de creer es que, el sonriente Moratinos, que estaba exultante en sus declaraciones en la TV, haya sido quien ha logrado del reino alhauita la conformidad para que la señora de la huelga de hambre, haya retornado a su hogar de rositas. ¿Es que hay alguien que, cuestione el hecho de que, sin la intervención del señor Sarkozy, intercediendo ante Mohamed VI, se hubiera conseguido solucionar el conflicto? Por supuesto que no. Lo que por lo visto han disimulado, tanto el señor Zapatero como su ministro de Asuntos Exteriores, es algo que, sin embargo, el señor embajador de Marruecos en Madrid, Omar Azziman, no ha tenido ningún empacho en ponerlo en conocimiento de los medios de comunicación, para que lo hicieran público y, toda España, supiera que el Gobierno español, como ya nos temíamos, ha logrado el regreso de la señora Haidar a cambio de algunas concesiones que no parecen ser nimias.

¿Recuerdan ustedes el famoso viaje del señor Moratinos a Marruecos, cuando las cosas se pusieron feas para nuestras ciudades de Ceuta y Meliya? Y ¿recuerdan también cuando se le regalaron armas al soberano alahuí por valor de más de 500 millones de euros?, pues bien, en aquellos encuentros se produjo algo de lo que tendremos que avergonzarnos durante muchos años los españoles: el señor Moratinos, para solucionar los conflictos que teníamos con nuestro vecino del sur, respaldó el derecho de Marruecos de anexionarse, como una provincia más, todo el territorio de nuestro antiguo protectorado de África, traicionando, con ello, al pueblo saharauí al que se le había prometido un referéndum para conseguir su independencia.

De aquellos polvos estos lodos y ahora, según ha anunciado el señor embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, “las relaciones entre Marruecos y España han salido fortalecidas” ¿Cómo –nos preguntamos atónitos puede ocurrir esto, después del tira y afloja generado por la señora Haidar? La respuesta nos la da el mismo embajador marroquí “queda claro que el Sáhara está bajo el imperio del derecho marroquí” ¡Vaya – nos decimos perplejos – y nosotros sin enterarnos! No se extrañen, al parecer, todo está clarificado en los comunicados emitidos por los gobiernos español y francés, una vez que se llegó al acuerdo del regreso de la señora Haidar a su país; donde dice: “la ley marroquí se aplica en el territorio del Sáhara Occidental hasta que no se resuelva el contencioso”. Acabáramos, lo que ha hecho Moratinos ( No hablo de Sarkozy, que es carne y uña con Mohamed VI y siempre tira a su favor) ha sido apuñalar a los habitantes del antiguo Sáhara español por segunda vez, lo que equivale a la puntilla que acaba de rematar al toro porque, de hecho y paladinamente, han reconocido lo que el mismo embajador, señor Omar Azzamian, con gran astucia recuerda; “es importante que países amigos como España y Francia recordasen ese estatuto ( plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental), porque durante esta semana, aquí en España se ha oído y leído de todo” ¡Y todavía con pitorreo, por si faltara algo!

Otra vez se ha reconocido un hecho que, al menos jurídicamente, tiene mucha importancia “ la posesión” que, de hecho, genera la presunción de propiedad sobre una cosa, salvo prueba en contrario, y permite, al cabo de unos años, la “usucapión”, que genera el cambio de mera posesión a propiedad. Una importante baza para apoyar la postura anexionista de Marruecos sobre el antiguo territorio español en África occidental, cuando dos importantes naciones, la una antigua colonizadora y la otra, que también lo fue en otra parte de Marruecos, reconocen la ocupación de hecho al hablar de que “la ley marroquí” se aplica sobre dicho territorio en cuestión. No sé lo que pensará la señora Haidar de esta cuestión, ni sé si está enterada de lo ocurrido, pero yo, en su caso, ni sonreiría ni haría la señal de la victoria con sus dedos porque, si no me equivoco, mucho me temo que entre Francia y España acaban de sentenciar la suerte de su arenoso país.

Nadie piense que los EE.UU. vayan a levantar un dedo en defensa del pueblo saharauí, porque ellos ya decidieron hace años que, España, era un país inestable, frágil y de poco fiar, sobre todo cuando llegó al poder el señor Zapatero y su séquito de “progres”; y mucho más cuando se cuestionaron sus bases militares y tuvieron que retirarse de algunas de ellas. Decidieron que Marruecos sería su avanzadilla en África y que, a toda costa, debían mantener en el trono a su amigo y fiel servidor, el monarca Mohamed VI; con quien mantienen excelente relaciones y a quien no han dejado de proveer de lo que precisa, incluidos suministros de armas que, quien sabe, pudiera ser que, en alguna ocasión, decidieran usarlas contra sus vecinos del norte, o sea, nosotros. Lo tendrán fácil si el Ejército español continua en manos de la ministra Chacón, especialista en convertir a nuestras milicias en ONG’s protectoras del “medio ambiente”.

No sabemos las otras concesiones que, con toda probabilidad, se han acordado para que Marruecos haya cedido al regreso de la agitadora a El Aiaún. No obstante, vean ustedes la casualidad, ahora resulta que las exportaciones del tomate que, tradicionalmente se hacían desde España a la UE; de súbito, no se sabe por qué tipo de sortilegio; ahora resulta que bajarán, con el perjuicio correspondiente para nuestros cultivadores españoles y, en cambio, van a aumentar, de una manera muy espectacular, las que procedan de Marruecos dirigidas al mercado europeo. ¡Verdad que da que pensar! No sé, pero a mí me da el pálpito de que aquí hay gato encerrado y que los milagros no suelen ocurrir y menos entre los servidores de Alá que, más bien, son incrédulos en esta materia. Yo creo que el Gobierno de España debiera de salir al paso de las declaraciones del embajador en Madrid del reino alahuí y emitir un desmentido, para que los españoles continuemos pensando que, España, todavía tiene algo que decir a favor de los habitantes de su antigua colonia y que no los ha dejado abandonados a su suerte, especialmente, cuando quien es el directo beneficiario de esta posición, Marruecos, desde hace siglos, y no podemos descartar que no continúen pensando de la misma manera, han estado reclamando para sí, todo el Al Ándalus. Ya sabemos que Al Qaeda nos tiene en su punto de mira y no descarta ponernos en dificultades si las circunstancias y el papanatismo de quienes nos gobiernan, nos sitúan a su alcance.

Y es que, señores, esto de ir “de ganchete” con quienes van de “pilla pilla”, puede resultar muy peligroso para aquellos mentecatos que dejan que “se la frían”.

Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris