Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Monseñor del PNV

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 19 de diciembre de 2009, 05:07 h (CET)
Seamos cínicos y asombrémonos de que parte del clero vasco sea nacionalista. ¿Acaso nos cabía alguna duda? ¿A qué viene el escándalo? Pero si llevamos, ¿cuánto?, sabiéndolo, comprobándolo en la vida diaria, analizándolo en cada libro, en cada artículo que ha salido sobre el País Vasco. Que le monten este número a Monseñor Munilla entra de lo esperado. De lo desesperado.

Palencia hasta hace años fue una provincia de prueba. O de premio. También. Años atrás todo político que empezaba pasaba por el Gobierno Civil de Palencia para foguearse, hacer sus primeras armas y acumular experiencia. Hecho el aprendizaje se iba con su experiencia a rendir frutos a otra provincia más afortunada. Y hubo políticos para los que el Gobierno Civil de Palencia representaba un retiro dorado previo a la jubilación. Es lo que tiene ser una provincia pequeña. Poco conflictiva, quiero decir. O sea, entregada, cabizbaja y resignada, seamos sinceros. Y con nuestros obispos nos ha pasado lo mismo. De todo hemos tenido los palentinos.

Aquí nos bastaba con que fueran obispos. Y ya. Sin más. Habríamos aceptado pulpo como obispo de compañía. En este caso hemos aceptado a monseñor Munilla con normalidad, dispuestos a conocerle y quererle a poco que se dejara, sin preguntarle donde había nacido, qué carnet tenía ni que credo profesaba. Bueno, lo del credo es que ya se le daba por supuesto. Se le daba porque era obispo y nos bastaba. Parece ser que a los guipuchis no les basta. A los curas guipuchis, quiero decir. A parte de los curas guipuchis. Giputxis.

A nosotros nos bastaba con que viniera de parte de Dios. Estos curas abertzales pretenden además que tenga carnet de partido. De su partido. Del partido de ellos, evidentemente. No basta que venga de Roma, que venga de Dios. No les basta que sea nacido allí. No les basta que hable euskera. Quieren que venga del PNV, quieren que el PNV sea Franco y proponga una terna. Eterna. Quieren que sea el monseñor del PNV. ¿Y si se cambia el apellido a…, pongamos, Munillaterrikoetxea?

Me pregunto quién ha movilizado al 77 % de los curas giputxis. Por qué. A veces las cosas se salen de madre y es difícil volver a encauzarlas. Me pregunto si estos giliputxis pedirán a sus fieles el carnet antes de decir misa, de darles de comulgar o de confesarles. ¿Habrá salvación fuera del PNV? ¿Me bastaría ser independentista de Venta de Baños para que me dieran la extremaunción? ¿Tendrían que consultar con Sabinetxea?

Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris