Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Administrar un tratamiento de choque a la deuda

David S. Broder
David S. Broder
sábado, 19 de diciembre de 2009, 05:06 h (CET)
WASHINGTON -- Los 34 nombres resultarán familiares a cualquiera que venga siguiendo la política económica de Washington durante la última generación, ex secretarios o antiguos miembros de comités clave del Congreso la tercera parte de ellos, 7 antiguos directores de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, dos ex interventores del estado, siete ex directores de la Oficina Presupuestaria del Congreso, y uno de ellos - Paul Volcker - ex presidente de la Reserva Federal y hoy asesor del presidente Obama.

Ambos partidos políticos están bien representados entre sus filas. Pero esta
semana cerraban filas como firmantes de un manifiesto independiente, que
esencialmente es una cruda advertencia lanzada al Congreso y al presidente y
una invitación a tomar medidas a título de la próxima generación.

Los Estados Unidos, afirman de manera unánime, se enfrentan a "una crisis
inducida por la deuda -- algo en lo que con anterioridad se pensaba como
algo impensable en la mayor economía del mundo".

Bajo el impacto del peor desastre financiero acaecido desde la Gran
Depresión, el gobierno federal incurrió en un déficit de 1,4 billones de
dólares este último ejercicio. La iniciativa de rescate era necesaria, pero
sólo durante el ejercicio 2009, la deuda pública creció un 31% desde los 5,8
billones de dólares hasta los 7,6 billones, ascendiendo del 41% al 53% del
producto interior bruto (PIB).
A menos que se tomen medidas drásticas para poner remedio a la situación, en
los próximos años la deuda se proyecta que alcanzará en 85% del PIB hacia el
año 2018 y el 100% cuatro años más tarde. En aquel momento, dentro de una
docena de años apenas, la economía estadounidense estará probablemente en
quiebra, afirman estas figuras de considerable experiencia nada dadas a los
alarmismos.
Todos nosotros nos hemos acostumbrado a escuchar los lamentos -- o las
acusaciones partidistas -- en torno a los cambios en los déficits
presupuestarios anuales, la diferencia entre la recaudación federal y el
gasto durante un ejercicio fiscal concreto. Pero esta comisión de expertos
desplaza deliberadamente su énfasis del déficit al respaldo de la deuda.

El motivo me era explicado por uno de los Demócratas, Alice Rivkin, la
otrora directora tanto de la Oficina Presupuestaria del Congreso como de la
Oficina de Gestión y Presupuesto. "Antes, cuando nos preocupaban los
déficits, nos consolaba el hecho de que la deuda no era muy elevada en
relación a la economía real", decía. "Pero ahora la deuda se ha disparado de
manera astronómica. El consuelo ha desaparecido. Si volviera a suceder lo
mismo (una recesión acusada), no seríamos capaces de endeudarnos para
afrontarla".
Además de privarnos de la flexibilidad para afrontar crisis futuras, el
nivel de endeudamiento en franco ascenso podría impulsar al alza los tipos
de interés, poniendo en peligro la recuperación económica, atenuando el
crecimiento salarial, deprimiendo el estándar de vida y haciendo a los
Estados Unidos aún más dependientes de los agentes extranjeros de crédito y
dejándonos expuestos a un terremoto si esos agentes de crédito pierden la
confianza en nuestra capacidad de extinguir la deuda.

Para evitar esas consecuencias, estos expertos -- escribiendo a instancias
de la Fundación Peter G. Peterson, The Pew Charitable Trusts y el Comité
para un Presupuesto Federal Responsable -- sugieren la adopción de una serie
de medidas.
En primer lugar, quieren que durante su discurso del Estado de la Nación,
Obama inste al Congreso a dar prioridad absoluta a la estabilización de la
deuda, con el máximo del 60 % del PIB, para el año 2018. (Recuerde, ahora se
encuentran el 53%). Esto exigirá la adopción de medidas tanto por parte del
Congreso como de la administración encaminadas a empezar a reducir el
déficit anual proyectado, que suma paulatinamente a la deuda, empezando en
2012.
Eso convertirá la extinción de la deuda en la prioridad económica una vez
que el impacto de la recesión acusada actual haya desaparecido. Para
garantizar que se mantiene el compromiso, los firmantes de este informe
solicitan al Congreso y al presidente la implantación de un mecanismo de
implementación que reduzca automáticamente el gasto o eleve automáticamente
los impuestos cuando el objetivo de la deuda sea superado en cualquiera de
los ejercicios fiscales entre 2012 y 2018.

Es una medicina amarga, pero el mensaje de este informe es que el
aplazamiento de este asunto acarrea peligros tan considerables para el
futuro de la nación que el riesgo es inaceptable.

Cuando el Congreso eludía esta semana su responsabilidad de nuevo al decidir
promulgar un incremento temporal de dos meses del techo de endeudamiento, la
necesidad de un tratamiento de choque como este informe no podría estar más
clara.
Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris