Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los buenos deseos navideños

Mario López
Mario López
sábado, 19 de diciembre de 2009, 05:02 h (CET)
Por estas fechas se despiertan los buenos deseos propios del sentimiento navideño, que es tradición secular nuestra, y se hace balance del año que termina. Para muchos de nosotros el año 2009 ha sido un muy mal año. Sin embargo, para la mayoría de la población mundial, no.

Y no lo ha sido porque están acostumbrados a que todos los años sean desastrosos, por lo que este último no ha sido para ellos especialmente malo. Cuando durante este año aún han muerto millones de niños por inanición, no me atrevo a decir que lo he pasado mal. Más de mil millones de personas pasan hambre en el mundo, según los responsables del Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Mi primer deseo para el año que viene es que esa cifra se reduzca a cero ¿A qué estaríamos dispuesto a renunciar nosotros, los ciudadanos del Primer Mundo, para conseguirlo? Yo creo que, si tuviéramos la conciencia necesaria, estaríamos dispuestos a vivir con lo mínimo y a trabajar lo máximo hasta hacer desaparecer el hambre del mundo. El año acaba con signos de violencia entre nosotros ¿No podríamos solucionarlo dejándonos de mirar tanto al ombligo y ocupándonos más de lo que pasa más allá de nuestras fronteras? También el año va a acabar con Amenatu Haidar en el aeropuerto de Arrecife y el pueblo saharaui en Tinduf, a la espera de la solución definitiva a su problema territorial. Mi deseo es que los representantes del pueblo saharaui se sienten en la mesa de negociaciones con los representantes marroquís, si es necesario con el arbitraje del Gobierno español o del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y lleguen a un acuerdo. Pero que lo hagan ellos solos, como pueblos hermanos que son, unidos por la historia, la religión y la tierra, desechando cualquier tipo de influencia colonial. No se puede ser maniqueo y, si bien es cierto que el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui es incuestionable, no lo es menos que las Naciones Unidas sigue sin reconocer la RASD y mantiene al Sahara Occidental bajo el estatuto de territorio no autónomo, y que Marruecos también tiene sus propias reivindicaciones en la zona que pueden ser excesivas pero perfectamente legítimas. España nunca debió colonizar el Sahara y no debería volver a tener el menor protagonismo en el asunto. Marruecos tiene su plan de autonomía y el Frente Polisario el suyo; pues que negocien entre ellos y que se pongan de acuerdo sin la tutela paternalista de las «potencias» coloniales, que bastante daño han hecho ya al mundo. Quizá salgamos antes de la crisis si ayudamos a erradicar el hambre renunciando a nuestro egoísmo y dejamos que el Tercer Mundo sea al fin protagonista de su historia. Y, aunque no lo consiguiéramos, habría merecido la pena intentarlo.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris