Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

De inmovilismo esclavista, antisufragista y taurino

Julio Ortega Fraile
Redacción
jueves, 17 de diciembre de 2009, 08:35 h (CET)
El proceso para la derogación legal de la esclavitud en el Planeta tuvo que enfrentarse a una feroz oposición: conspiraciones, campañas de prensa y manifestaciones fueron algunas estrategias empleadas por el movimiento antiabolicionista, temeroso de que se perdiese el “privilegio” de la dominación absoluta de unos individuos sobre otros.

La lucha por el derecho de la mujer a ejercer el sufragio, también hubo de vérselas con una enconada resistencia por parte de aquellos que se negaban a tan digna y necesaria reivindicación, y no fueron pocas mujeres las que afrontaron graves consecuencias por pretender alterar el “orden establecido”.

A lo largo de la Historia, cualquier iniciativa tendente a superar situaciones de desigualdad, de injusticia o de sometimiento, ha sido presentada a la Sociedad por sus detractores como una amenaza que de consumarse, supondría el origen de terribles males. Y en esa dinámica torticera, los que defendían tales avances han sido tachados por los inmovilistas de elementos nocivos y subversivos instigadores de la catástrofe.

Hoy en día, continuamos siendo presa de egoísmos y de intereses similares a los de nuestros antecesores, un egocentrismo cuya prevalencia significó tantos borrones rojos de vileza y sangre en la crónica de la Humanidad; así, por eso de la casi imperceptible inmutabilidad en la naturaleza del hombre, la reacción actual de los que supeditan el respeto a terceros y la libertad ajena a su propio bienestar, sea económico o pasional, no difiere de la de aquellos que en siglos pasados, pusieron todas las trabas posibles a la evolución moral del ser humano.

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que se está desarrollando en Cataluña y cuyo objetivo es acabar con las corridas de toros, está soportando las iras de algunos sectores como en el pasado le ocurrió a los movimientos abolicionista y sufragista. Una campaña cuidadosamente organizada desde determinados medios e inspirada por ciertos grupos de presión, intenta trasladar a los ciudadanos la idea de que el fin de la lidia es un atentado contra la cultura y el arte, que vulnera el concepto de tradición y la más peregrina - y perversa - de las afirmaciones: que menoscaba la libertad.

Si torturar a un animal es pedagógico y hermoso, si merece la pena conservar como costumbre el sufrimiento de un toro, y si su derecho como ser vivo a no ser agredido es algo despreciable, entonces los promotores de la tauromaquia tienen razón. En caso contrario, nos estamos enfrentando una vez más a los herederos de los esclavistas a tenor de la raza o de la clase social y de los discriminadores en función del sexo; en este caso, ambas actitudes por mor de la especie de la víctima. En lo que no existe ninguna diferencia, es en que sucumbir a tan retorcidos argumentos es pecar de cobardes, afianzarnos en el atraso y prolongar la vergüenza de una ignominia subvencionada, porque en definitiva y todos lo sabemos, las corridas de toros serán abolidas antes o después. Sólo se trata de comprobar quién tendrá la dignidad, la valentía y la ética suficientes como para no dejar pasar más tiempo.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris