Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Vale la pena casarse?

Ana Carmen Trujillano (Málaga)
Redacción
jueves, 17 de diciembre de 2009, 08:34 h (CET)
Ayer estaba en una reunión y una de las presentes comentó que hace unos días había asistido a la boda de una amiga. Estarán pensando…una boda más. Sí, efectivamente, pero no una boda más como muchas cualquier otras. Esta chica según su ya mencionada amiga, había tenido anteriormente varias oportunidades e incluso posiblemente hasta económicamente en mejores condiciones. Pero ella, no pensaba casarse por casarse hasta encontrar un chico que tuviera su misma formación, sus mismas creencias, ya que ésta es la única forma de poder vivir con armonía, concordia, paz, etc. Y, es que mucha gente no se casa a conciencia.

¿Qué ocurre? Que como el divorcio está tan de moda y es tan fácil conseguirlo, los hay que dicen probamos y sino lo que dure. ¡Que pena!

Esta joven lo ha pensado muy bien, bueno lo ha pensado como hay que pensarlo y se ha preparado junto al hombre del que se ha enamorado, para llevar adelante el acto más profundo e inigualable, por el que dos personas se entregan plenamente y deciden amarse de por vida. Que si para conseguir un puesto de trabajo hay que esforzarse: preparar unas oposiciones, hacer un máster, estudiar tal vez algún que otro idioma y mientras más completo el curriculum más posibilidades tendrás de conseguir algo bueno. ¿Porque no para tomar la decisión de casarse y formar una familia?

El ser humano sólo es feliz cuando se empeña en algo grande, que efectivamente compense el esfuerzo. En realidad es lo único que merece nuestra dedicación: todo lo demás, “todo”, debería ser tan sólo un medio para conseguirlo.

El matrimonio no es algo que se utiliza cuando me sirve y si ahora me falla se rompe. Cuando el amor es verdadero, es incondicionado, no admite cláusulas de temporalidad, restricciones ni reservas. El amor total llena de verdad a la persona.

Esto es lo que han buscado estos jóvenes y ojala lo consigan para toda la vida.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris