Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Caras famosas

Gabriel Roselló (Madrid)
Redacción
jueves, 17 de diciembre de 2009, 08:27 h (CET)
El éxito de la persona célebre y admirada es utilizada de forma reiterada para vender productos. Con ello, los creadores de mensajes intentan conseguir un doble objetivo; dar un mayor renombre al producto anunciado y utilizar el prestigio del famoso para lograr notoriedad. Un famoso con enorme popularidad confiere a lo que anuncia la dimensión universal de sus éxitos.

Pero, si el comportamiento privado de un popular es incorrecto, cuando su ética y moral quedan en entredicho es posible que su imagen quede dañada. Por ello, la imagen del producto queda perjudicada.

Todas las decisiones publicitarias que no se orienten al respeto de las personas y a la veracidad del mensaje son, a la larga, un fracaso. Y no hay que olvidar que la publicidad anuncia bienes y servicios, no figuras ni rostros.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris