Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Libertad para matar a un inocente?

Lorenzo de Ara Rodríguez
Redacción
jueves, 17 de diciembre de 2009, 08:26 h (CET)
“No se entiende cómo quitar la vida a un ser humano inocente, algo que afecta tan sustancialmente a la dignidad y los derechos fundamentales del ser humano, no pueda ser un delito”. Con estas palabras el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, volvió a criticar hoy la nueva ley del aborto que ayer dio un paso más en su tramitación parlamentaria al ser aprobadas las últimas enmiendas pactadas por el PSOE con el PNV y Esquerra (ERC) e IU-ICV en la Comisión de Igualdad.

Bien. Se puede decir con más altivez, incluso haciendo uso de un aparatoso montaje de sonido que amplifique la voz de la verdad; pero con calma y serenidad, la Conferencia Episcopal ha hecho público lo que millones de españoles piensan.

El aborto es un crimen aberrante. Si España está sana, que lo dudo, si la decencia del sistema no se ha hecho añicos después de estos años de atroz gobierno socialista, quitarle la vida a un ser humano inocente tiene que ser un delito, y un delito grave, extremadamente grave.

Desde que España se ha convertido en el paraíso de los nuevos herodes, ninguna mujer ha pisado la cárcel. Ninguna mujer ha cumplido condena de privación de libertad por abortar, o sea, por cometer un crimen. No es ese el tema.

Los niños son lanzados al cubo de la basura porque no forman parte de la nueva cultura de la muerte.

Cicerón, el gran romano, dejó escrito: “Cuando las fauces insaciables de un pueblo se resecan por la sed de libertad y, a causa de los malos servidores, sacia su sed con una libertad excesivamente pura y no moderadamente rebajada, entonces, si los magistrados y dirigentes no son los suficientemente blandos y remisos como para servirles una generosa acción de libertad, el pueblo los persigue, los calumnia y los acusa, llamándolos potentados, reyes, tiranos…” “En efecto, de la misma forma que el excesivo poder de los aristócratas da origen a la destrucción de los mismos aristócratas, así ocurre con la propia libertad: cuando es excesiva, provoca la esclavitud de ese pueblo libre”.

Yo no quiero la libertad para que maten con ella a inocentes. Yo no quiero políticos que se arrodillen ante la insaciable necesidad de sangre de unos bárbaros.

La Conferencia Episcopal debe seguir apelando a la inteligencia, al buen juicio, y debe, sobre todo, seguir expresando su opinión en un asunto que nos envilece como nación y nos mete de lleno en la cueva de los cíclopes.

Noticias relacionadas

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa

¿Tiene el Ejército opinión formada respecto a la insurrección separatista catalana?

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.” Albert Einstein

Marginalidad

Es un concepto que desde la perspectiva cultural deja de tener sentido

El cadáver desaparece

Pieza clave de un célebre crimen, el cadáver del supuesto asesino desapareció envuelto en un aura de misterio cinematográfico tras saberse que los hallazgos de su exhumación podrían probar su inocencia

Tertulia literaria, cuento y chascarrillos

“Cuando salí de la política, dije ahora es el momento”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris