Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

“Consultas” soberanistas

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 14 de diciembre de 2009, 05:51 h (CET)
Estas “consultas” soberanistas, o referéndums, sí que “van a algún sitio”, señor Zapatero. De lo contrario, no se celebrarian. No tienen valor jurídico, como ha advertido la vicepresidenta De la Vega, pero tienen valor político y social, lo cual, a la larga, puede ser más importante.

Al margen de su resultado concreto, discutible por falta de rigor y garantías formales, logran poner en el primer plano de la actualidad la cuestión del independentismo catalán. De tema que hasta hace pocos años era tabú, está pasando a ser materia de planteamiento y consideración normal, aunque no mayoritaria, como indican los modestos resultados alcanzados. De ser una cuestión casi doctrinal y de proclamas políticas, está derivando a necesidad de tomas de conciencia y posicionamientos personales de parte de la ciudadanía.

Partidos políticos y sectores sociales, cada vez más amplios, se ven obligados a definirse y posicionarse. También crea división, especialmente en una sociedad tan plural y heterogénea como la catalana (véanse los resultados muy distintos en las poblaciones pequeñas de las grandes), e incluso puede salirles mal a los convocantes al no alcanzar sus espectativas, lo que, en el fondo, podrian darles una inconfesable sensación de frustración. Ahora ya hablan de “heroicidad” más que de éxito. Pero el debate va ganando terreno y se amplifica y vigoriza, dentro y fuera de Cataluña, gracias en buena medida a las actitudes incomprensivas y a las reacciones gubernamentales, y a las posiciones políticas y sociales contrarias que, con sus frecuentes desmesuras, ayudan a cohesionar y fortalecer el movimiento separatista. Y con la ayuda, o clara complicidad, a veces, de los medios, que pasan de la mera notícia a la propaganda.

Así, los plateamientos soberanistas van perfilando estrategias y objetivos, a medio y largo plazo, apelando a sentimientos y a razonamientos legítimos, aunque no sean siempre legales, con la esperanza de que, con el tiempo y las presiones sociopolíticas, los marcos jurídicos puedan modificarse, o sobrepasarse con la fuerza de actitudes indomables y de los hechos consumados.

Estos son los “sitios” hacia donde van estas consultas, cuya importancia Zapatero pretende desdeñar o minimizar, afirmando que “no van a ningún sitio”. Sus organizadores puede que sean unos utopistas, pero no son tontos.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris