Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Caixa...

Rafael del Barco Carreras
Redacción
lunes, 14 de diciembre de 2009, 04:49 h (CET)
No quería hacer leña…pero mi frase “ventas de cuadros que tenían más de PREVARICACIÓN, COHECHO, ESTAFA y hasta EXTORSIÓN que de ARTE” ha excitado a un comentarista recomendándome la PRESUNCIÓN. Para mí no hay más presunción que la que utilizó su marido conmigo. Mejor dicho, ELLOS, su mafia, no “presuncionan”, actúan implacables contra la más mínima sombra que aparezca ante su radiante sol. Es parte de sus TREINTA AÑOS de triunfo aplicando la premisa del narcotráfico colombiano PLATA O PLOMO. ¡Eso si, TODO LEGAL! y con la refinada hipocresía de la alta clase barcelonesa.

Cuenta quien presenció una de sus exposiciones:

“…el conseller Alavedra lo hizo todo con más clase: se rodeó del mundo del arte. ¡Precioso, meine Damen und Herren!: los pinceles, la trementina, el óleo y la acuarela al servicio del trinque. La esposa de Herr Alavedra— Doris Malfeito— pintaba con un estilo…particular, podríamos denominarlo así. Sin embargo, sus cuadros se cotizaban en millones de pesetas, en concreto entre cinco y diez. Era divertido, yo lo hice, asistir a una de sus «famosas exposiciones» y observar como muchos industriales catalanes compraban cualquier cuadro para después, a la hora de formalizar el pago, preocuparse sólo de que la tarjeta que entregaban al propietario de la galería llegara a poder de…«la artista». Sería interesante que alguien explicase el porqué J.A.Samaranch compró tantos cuadros de Frau Malfeito para la sede del COI y de La Caixa, o por qué la inmobiliaria Kepro adornaba las paredes de su sede con tan magna muestra pictórica. Asimismo, el Banco Vitalicio también invirtió dinero en esos cromos de mala muerte para agradecer una mediación que realizó Herr Alavedra. ¿Saben ustedes ante quién? Nunca lo dirían: el juez Estevill y su ayudante; «los extremeños se tocan», que decía el dramaturgo. Resulta llamativo que una vez que Herr Alavedra cesó en su puesto los cuadros de su esposa pasaron a cotizarse a precio de rebaja, saldo y liquidación”.

La señora no era un florero que firma donde señala su marido (confiesa ante Garzón), y que los dos debieran sentarse estos días (está citado Luis Prenafeta) en el JUICIO POR LA CORRUPCIÓN EN LA HACIENDA DE BARCELONA o EN OTRO HIPOTÉTICO A LOS 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN con también selectos miembros de LA JUSTICIA Y FISCALÍA, queda claro consultando los libros que cito repetidamente en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. El lo “SABÍA TODA BARCELONA”.

Interesante tirar del hilo de cada cuadro de uno a diez millones de pesetas, o ¿a cuanto una exposición entera? Un posible sumario a los 400 DE MILLET, incluida la OPOSICIÓN POR ENCUBRIDORES. En mi condena por “encubrimiento”, dice, “por conocer la procedencia de los dineros de Antonio de la Rosa Vázquez”. TRES AÑOS PREVENTIVO. Y ahora por la INMENSA CRISIS que se habla tanto de los ACTIVOS de las caixas, ¿en cuánto los tiene valorados LA CAIXA, o si los tiene? O siquiera ¿porqué se compraron? Que Estevill detuviera a uno de sus empleados, no es suficiente, hay infinitas razones prácticas y políticas.

Necesitaríamos un GARZÓN, aunque existiera el peligro de que como en tantos de sus inmensos sumarios se diluyeran cargos, se eternizara, o no pasara de mucha PRENSA y TELE.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris