Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Virgen Purísima

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 14 de diciembre de 2009, 04:45 h (CET)
Vivimos en una sociedad super erotizada, donde el sexo alcanza cotas de supremacía.

La festividad de la Inmaculada, salvada “in extremis”, del furor iconoclasta imperante, evoca todavía en muchos católicos, la imagen y paradigma de la pureza, de la virginidad y de la belleza espiritual incontaminadas, como límpido espejo en el que todos se pueden mirar.

En los tiempos que corremos en que se rinde culto de idolatría al sexo desbocado, en sus diversas y provocativas manifestaciones, están en baja los valores de la castidad, de la continencia, de la fidelidad y de la virginidad. El modelo cristiano de la Virgen Purísima, de la Inmaculada, de Nuestra Señora, de María Sma, ha sido suplantado por el modelo pagano de otras “Madonnas” y féminas desbocadas, que no tienen otra cosa que mostrar que su carta de “progresismo”.Así está el panorama, casi generalizado. El pudor se ha perdido, la castidad brilla por su ausencia, la virginidad no se lleva, la fidelidad es cosa pasada.¿Quién habla hoy en las iglesias, en las escuelas, en las familias, en las publicaciones, de la castidad y de la pureza? ¿Cuántos jóvenes guardan hoy la castidad antes de la boda? ¿No se tilda de reprimidos a quienes no tienen experiencias sexuales? ¿No suele ser el divorcio la salida más socorrida ante las quiebras de pareja?

Se lamentan y parchean las consecuencias del SIDA, pero, ¿quiénes enseñan comportamientos éticos y atajan las causas de la pandemia? ¿Cuántas jóvenes españolas podrían repetir hoy aquel lema de Teresita Quevedo:”Virgen María que quien me mire te vea?..¿Ñoñerías?. Tal vez , pero… LO QUE VA DE AYER A HOY.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris