Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Críticas por una misa

Juan López (Madrid)
Redacción
lunes, 14 de diciembre de 2009, 04:45 h (CET)
Hace poco, el 30 de noviembre, hubo una misa en el cementerio de Paracuellos de Jarama, que hacen allí anualmente por encargo de la Hermandad de los Mártires de Paracuellos y que ofició el nuevo Obispo de la diócesis, Monseñor Reig Plá, según he leído en la Prensa. Luego, vinieron las críticas.

El pretexto: una bandera preconstitucional colocada allí desde hacía mucho; también, la presencia de Blas Piñar. Me parece una hipocresía las criticas por esa bandera, cuando hay partidos de izquierda que sacan la republicana cuando les parece; también me parecen inapropiadas las críticas por la presencia de Blas Piñar, de ultraderecha pero no manchado de sangre. La Eucaristía, sin connotaciones políticas, según nota del Obispado se hizo “en honor de los sacerdotes y religiosos beatificados en su momento por el Papa Juan Pablo II -algo más de un centenar- y cuyos restos reposan” en ese lugar, que podría considerarse «la catedral de mártires más importante del mundo». Las críticas me han llevado a leer curiosamente en Internet este texto conmovedor de un tal Arsenio de Izaga:

“Cuadro espantoso aquel cuadro... espectáculo escalofriante el terrible piquete de forajidos que disparaba sus fusiles o sus ametralladoras sobre unos hombres de bien de toda profesión, de toda categoría y de toda edad. sacerdotes y seglares, militares y paisanos, ricos y pobres, patronos y obreros, desde los que habían pasado los dinteles de la ancianidad hasta los que apenas habían salido de la niñez, mientras sus compañeros de infortunio, hacinados sobre los vehículos o apelotonados a la vera del camino, esperaban el turno fatal y contemplaban indefensos el suplicio que poco después iban a sufrir”....“Yo que conocí el temple de sus pechos, lo adiviné cuando vi que salían de la prisión con el resplandor de los elegidos... Ninguno renegó de sus convicciones religiosas y patrióticas. Ninguno dio la más leve prueba de vacilación ni de flaqueza (…) Todos se animaban entre sí, y oponían a las blasfemas imprecaciones de sus verdugos, su fe de creyentes y su altivez de españoles. Todos recibían la helada caricia de las balas como el galardón eterno que el Cielo les tenía prometido (…)Y no se había extinguido el eco de la última descarga, cuando aún resonaba en el espacio su vibrante grito, ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España!.”

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris