Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Y después a por la muerte digna

Xus D. Madrid (Gerona)
Redacción
lunes, 14 de diciembre de 2009, 04:39 h (CET)
Al aborto le llaman interrupción voluntaria del embarazo, al homicidio planificado le llaman “muerte digna”, cuando desde hace décadas los enfermos terminales que sufren dolores fallecen más que dignamente, si lo desean, ayudados con analgésicos que incluso los médicos más religiosos administran.

Pero ahora, la Junta de Andalucía prepara un programa de ingeniería social para imponer una Ley de Muerte Digna y rechaza la objeción de conciencia de los médicos que se nieguen a acelerar esas muertes.

Las condenas capitales las dictarán unas “comisiones de ética” dominadas por la ideología gubernamental adolescente e irresponsable al estilo Bibiana Aído. La misma que aceptó que los padres de chicas adolescentes no sepan que abortan, o que obliga a distribuir una bomba hormonal, la píldora del día después, sin reconocimiento médico ni una receta como se exige para las aspirinas.

Estas leyes complementan el dogma de la Divinidad Estatal, según la neoreligión zapaterista: si la del aborto permite al Estado decidir cuándo un feto se hace persona, la de la Muerte Digna (eutanasia) determina el instante en que la persona puede considerarse desperdicio.

Ahora ya tienen y el aborto libre, la Junta les está desbrozando el camino hacia la eutanasia. ¿Tan poco importa la vida a los “pseudo progresistas”?

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris