Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Bono nos quiere hacer comulgar con ruedas de molino

José Manuel Onieva (Granada)
Redacción
lunes, 14 de diciembre de 2009, 04:32 h (CET)
Sr. Bono: En mi opinión, el grave problema que padece es el de no ser coherente ni valiente delante de sí mismo. Hace mucho tiempo que los ciudadanos le hemos visto contradecirse hasta la saciedad. Por ejemplo, cuando parecía que estaba en contra de la negociación política de Zapatero con ETA o de las tensiones que generaba –y sigue generando- el tema del Estatuto de Cataluña, para luego, por la inefable disciplina de partido, votar a favor de todo lo contrario, que es lo que el PSOE presentaba en el Congreso de los Diputados. Decidió retirarse de la política activa, cuando aquellos escarceos sobre si era o no candidato a la alcaldía de Madrid, diciendo que “quería dedicarse a su familia...” y así fue, pero por poco tiempo. Reclamado por su amigo el Presidente, salió otra vez a la superficie, emulando a los “ojos del Guadiana” cuando se esconde y después resurge, en su cansino discurrir por la llanura manchega.

En estos días se ha metido en un lío con su propia conciencia y, al ser el aborto un tema muy delicado, sus otrora componendas políticas le rechinan mucho más. Pretende justificar lo injustificable para un católico y abrir esa nueva vía de escape de lo que usted llama “mal menor”. Afirma que vota a favor de la ley “para reducir el número de abortos”. Más vale que acierte, porque la ministra de sanidad ha conseguido ya que se bata el record de venta de la píldora del día después y siempre aconsejaba su uso excepcional...Concluya usted mismo. La vida es el principal de los derechos, su origen está en el derecho natural antes que en el positivo, civil o canónico, o en la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, a la que tanto apelan sus compañeros del PSOE cuando les conviene y de la que se olvidan cuando les interesa. Hasta un niño lo entiende.

Haga lo que quiera hombre, pero no intente hacer blanco lo negro. Comulgue, si algún sacerdote se la administra, pero no nos quiera hacer a los demás “comulgar con ruedas de molino”. La Iglesia no precisa de su defensa ni de sus explicaciones. Tampoco le exige a usted, ni a ningún teólogo, ni a los que se llaman “socialistas católicos”, que sigan en ella, pero si quieren estar, deben aceptar sus orientaciones pastorales. Como usted dice, “no es un tema ideológico, es de conciencia” y para eso está la objeción que todo el que quiera puede utilizar. Explíquese delante de sí mismo e intente alguna vez ser coherente. Será un hombre hecho y derecho aunque no sea Presidente del Congreso de los Diputados. Finalmente, su valentía también ha quedado manifiesta al comentar lo de Pinochet... ¿tal vez teme nombrar a Franco por si sale de la tumba y le persigue? Un saludo.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris