Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   LIGA BBVA / JORNADA 14   -   Sección:   Fútbol

El Atleti fue una marioneta en manos del Villarreal (1-2)

Fuster y Llorente fueron los autores de los tantos amarillos
Redacción
domingo, 13 de diciembre de 2009, 22:59 h (CET)
El Villarreal pasó como una apisonadora por encima de un Atleti cuya caída parece no tener fin. Simao adelantó a los rojiblancos, pero en la segunda parte el Submarino Amarillo remontó con un gol en el último minuto

FICHA TÉCNICA
1- Atlético de Madrid: Asenjo (2); Valera (0), Juanito (1), Perea (0), Ujfalusi (1); Assunçao (0), Jurado (1), Reyes (2), Simao (1); Maxi (1), Forlán (1).
2- Villarreal C.F.: Diego López (1); Javi Venta (2), Godín (1), Marcano (2), Capdevila (1); Senna (2), Bruno (1), Cani (2), Cazorla (1); Fuster (2), Rossi (1).
Cambios : En el Atlético de Madrid Sinama (0) por Maxi (min.68), Camacho (1) por Reyes (min.85), y en el Villarreal C.F. Escudero (2) por Cazorla (min.63), Eguren (1) por Bruno (min.71), y Llorente (2) por Rossi (min.80).
Goles: 1-0 Simao min.36. 1-1 Fuster min.48. 1-2 Llorente, min 90.
Árbitro: Turienzo Álvarez (Colegio castellano-leonés) (1). Amonestó en los locales a Assunçao (40´) y Ujfalusi (77´).
Incidencias: Partido correspondiente a la décimo cuarta jornada de la Liga BBVA. 35.000 espectadores en el Vicente Calderón. La directiva rojiblanca fue duramente pitada por la grada y despedida al grito de “fuera, fuera”.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: el juego amarillo
La evolución del juego del Villarreal durante el último mes sigue evidenciándose en cada partido. En el Calderón, el equipo de Valverde volvió a demostrar que tiene más fútbol en sus botas de lo que se ha visto hasta la fecha.
Lo peor: la lesión de Reyes
En un aparatoso golpe contra Diego López, el sevillano tuvo que abandonar el estadio en collarín y fue hospitalizado. Sufre un traumatismo cervical.
El dato: primera victoria visitante
El Villarreal ha tenido que esperar hasta la jornada 14 para estrenarse con victoria lejos de El Madrigal. Por supuesto, el feudo colchonero era el escenario ideal.
Daniel Sanabria / Enviado al Vicente Calderón

“El Atlético de Madrid es ese club en el que cada cosa que ocurre es más impredecible que la anterior”. Fueron las palabras de Quique Flores en rueda de prensa tratando de encontrar una explicación a lo que le pasa al Atleti. A día de hoy el club madrileño es un cadáver, un espectro que se pone delante del espejo y no es capaz de reconocerse. La apatía, el desorden, la ansiedad, los nervios y la intranquilidad son las notas de un equipo que se empeña en mostrar su candidatura a Segunda División en cada partido que juega.

Como es costumbre desde hace tiempo, el Atleti salió al partido dormido y durante los primeros quince minutos Asenjo tuvo que multiplicarse para evitar que se repitiera la historia de Oporto, donde el marcador reflejaba un 0-2 en el minuto 14. Un Villarreal con las ideas más claras y el oficio de Marcos Senna dominó los primeros compases del encuentro. Fuster –que ante la defensa rojiblanca parecía Van Basten– en dos ocasiones y Rossi provocaron los primeros pitos del Calderón en una noche tan fría como larga para el conjunto del Manzanares. El balón sólo tenía un único dueño y el Atleti, ante su inoperancia con la pelota, tuvo que conformarse con crear jugadas de contragolpe.

Y así fue como llegó el injusto gol de Simao a los 36 minutos. En la primera ocasión de peligro que crearon los rojiblancos, Reyes dio un pase ‘made in Xavi’ que el portugués no desperdició ante la salida de Diego López. Habría sido imposible hacer menos para merecer un gol, pero la suerte, tan esquiva con el Atleti históricamente, sonrió en esta ocasión a los locales. El gol, que sentó como un jarro de agua helada en el Villarreal, reactivó por unos instantes el juego de los colchoneros, que aún pudieron lograr el segundo antes del descanso si Maxi no hubiera fallado en el control en un mano a mano con Diego López.

Remontada amarilla
Todo el desacierto del Villarreal durante los primeros cuarenta y cinco minutos terminaron nada más comenzar el segundo tiempo. Capdevila centró sin demasiado peligro –a priori– desde la banda izquierda, pero con la defensa rojiblanca un centro suave y bondadoso puede llevar más peligro que un penalti a puerta vacía; y así, Fuster se elevó poderoso entre Ujfalusi y Juanito, que parecían muñecos de trapo, y cabeceó cruzado haciendo inútil la estirada de Asenjo. Con el empate en el marcador, el conjunto local desapareció del terreno de juego y sólo Reyes en ráfagas aisladas trataba de convencer al escéptico aficionado rojiblanco de que el Atleti aún es un equipo de fútbol.

Pero como a perro flaco todo se le vuelven pulgas, Turienzo Álvarez tampoco señaló ninguno de los dos posibles penaltis que pudo haber en el área amarilla. El Villarreal, que cada vez necesitaba hacer menos para crear más peligro, se volcó buscando la victoria; es decir, todo lo contrario que el Atlético de Madrid, cuyo objetivo era no hacer un circo de su defensa e impedir que sucediera lo inevitable. Aunque Quique trató de dar velocidad al ataque dando entrada a Sinama, que fue recibido por la grada de la misma forma que despedido Maxi: entre silbidos. A día de hoy es casi una manioba imposible dar un paso en el Atleti sin recibir como respuesta los pitos del Calderón.

Y aunque fue algo tardío –tal y como apuntó Valverde en la rueda de prensa–, la llegada del segundo gol visitante sólo era cuestión de tiempo. Rossi, Cani y Marcos Senna lo intentaron en numerosas ocasiones, pero tuvo que ser Llorente, recién salido al terreno de juego, el que cabeceara en plancha un preciso centro de Escudero. Era el minuto 90 de partido, y cuando el gol de Llorente besó las mallas de Asenjo, más de quince mil personas se levantaron de su asiento y se marcharon a casa en medio de un silencio helador. A algunos ya no les quedaban ganas ni de protestar.

Atleticidio para terminar
Previamente al gol visitante, Reyes sufrió un aparatoso choque con Diego López, que acabó con el sevillano en el hospital. Paradójicamente, fue mientras se retiraba en camilla cuando el Calderón aplaudió enérgicamente a uno de los suyos. La vida para José Antonio Reyes en el Atlético de Madrid ha dado un giro radical en apenas un mes: ha pasado de ser el jugador más insultado a ser el único aplaudido por la afición rojiblanca. Así es el Atleti, un club imprevisible, suicida, a veces ángel y a veces demonio, pero siempre él.

La noche pudo ser todavía más esperpéntica si Fuster y Escudero hubieran aprovechado sus clarísimas ocasiones en el minuto 92 y 93, pero Asenjo, más acertado que en otras ocasiones, estuvo atento y evitó la goleada exprés. Instantes antes de que el colegiado pitara el final del enésimo ridículo rojiblanco, parte del público del Calderón increpó con insultos y cánticos a la familia Gil y al presidente Enrique Cerezo, que mantuvo una reunión de urgencia con Quique nada más finalizar el encuentro.

La victoria del Villarreal deja al equipo del Txigurri Valverde en la décima posición, aunque aún algo lejos de los puestos de acceso a competiciones europeas. Mientras, el Atlético de Madrid vuelve a caer al hoyo y se queda a tan solo un punto de los puestos de descenso. Milagros va a tener que hacer Quique con el Atleti si no quiere llegar a las últimas jornadas de campeonato con el equipo jugándose bajar de categoría.


SALA DE PRENSA
Quique Flores(entrenador Atlético de Madrid)

"Hemos encarado el partido con pánico desde el primer minuto. No es fácil jugar en el Calderón porque la afición está desilusionada e impaciente y entiendo que apriete a los jugadores. Creo que lo peor no ha pasado aún. Hoy ha habido retrocesos y el partido ha sido terrible; hemos perdido balones con una facilidad que nadie comprende. Y jugamos con una intranquilidad innecesaria y en un estado total de nerviosismo ".
Valverde(entrenador Villarreal F.C.)

"Hemos dominado el juego pero nos faltaba un punto de velocidad para finalizar las jugadas. Tuvimos ocasiones muy claras y el tiempo pasaba sin que llegara el gol. Y en la última jugada ha llegado la victoria, que creo que ha sido merecida. No habíamos ganado fuera de casa este año y estamos muy contentos porque es un triunfo que nos puede impulsar hacia arriba".


Noticias relacionadas

Un buen Deportivo se estrella con los palos y Diego López

Un flojo Espanyol sobrevive en Riazor

La Real no reacciona en su final europeo ante el Salzburgo

Los austríacos no dejaron salir del campo al equipo 'txuri urdin'

El Athletic sella el pase en una trágica noche

Los de Ziganda se meten en octavos tras un partido marcado por la muerte de un ertzaina en los incidentes previos

El Atlético se revitaliza en Europa (1-0)

Sigue la racha de Gameiro

El Real Madrid se venga en Butarque

Los de Zidane se toman la revancha de la eliminación copera y se colocan terceros en Liga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris