Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

R. Zapatero a contrapelo de la lógica

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 13 de diciembre de 2009, 09:04 h (CET)
Es urgente que el señor Rodriguez Zapatero sea sometido a un curso de reciclaje para que aprenda a utilizar, con propiedad, los términos que usa en sus discursos. No sólo padece una preocupante amnesia respecto a sus promesas pasadas y sus augurios, referentes a los efectos de la recesión en España, sino que está empeñado en vivir unos cuantos siglos por delante de la realidad española. Es obvio que, el Papá Noel, ha querido visitar a nuestro Presidente para anticiparse a sus rivales mediáticos, los Reyes Magos, para hacerle entrega al señor ZP de sus obsequios de Navidad, aunque es poco probable que un viejo defensor del laicismo de la República los acepte de buen grado; en todo caso, parece que entre ellos existen varios sacos repletos de optimismo antropocéntrico y otros tantos de visiones extrañas a cerca de la realidad de este pobre país, que conocemos como España, que le inclinan a verlo próspero, rimbombante, sosegado y lleno de esperanzas respecto a su futuro. Veamos, si no, como se interpreta la palabra “inminente” en nuestro diccionario de la lengua, que la define: “Que amenaza o está por suceder prontamente” y, para ser más precisos, veamos también el significado de “prontitud” que queda expresado como: “celeridad, presteza o velocidad en ejecutar una cosa”.

Si nos fiamos de la semántica, cuando el señor Rodríguez Zapatero nos dice que ya hemos tocado fondo – ¿cuántas veces lo habrá y dicho y repetido? – y que “la recuperación se iniciará inmediatamente”; qué curioso resulta escucharlo porque, esta frase optimista, no parece concordar con los problemas de la economía española que han situado nuestra deuda exterior en el ojo de mira de S&P, que anuncia una rebaja importante en su fiabilidad; tampoco se aviene con el pronóstico de que se continuará generando desempleo y, de la aceptación de que, hasta el 2011 o más tarde, no se creará empleo; ni, tampoco, con el hecho de que, nuestro bono, tenga un diferencial con el alemán que se ha situado en el nivel más alto (0’69 puntos), lo que indica que, para colocar nuestra deuda debemos pagar más que los alemanes para vender la suya y esto, con la espada de Damocles, de que se produzca la posibilidad de que, al BCE, como avisó el señor Trichet, su presidente, se le ocurra subir los intereses, debido a la rápida recuperación del resto de países de la CE, excepto Grecia y España; con cuya medida, sin duda, España se encontraría ante una inminente ( en este caso la expresión sí es adecuada) situación de insolvencia, que la podrían conducir a una situación similar a la de la Argentina del famoso “corralito”.

Lo que sucede es que, por fin, el señor ZP ha caído en la cuenta de que, España, se desliza por la peligrosa senda de un endeudamiento insoportable y un desempleo que lleva camino de superar los 4.480 millones de desocupados para el próximo mes de marzo; con las implicaciones de orden económico y social que ello conlleva para una nación en plena recesión. En mal momento se ha despertado nuestro Presidente, en vísperas de asumir la presidencia del Consejo de la UE, algo en lo que lleva meses pensando pero que, con la llegada del señor Van Rompuy, el presidente permanente del Consejo de la Unión Europea, no debería de extrañar que, el nuevo cargo que va a ocupar Zapatero vaya a quedar bastante descafeinado, privándole del glamour que, en su imaginación se había formado, de verse mangoneando su presidencia “ecológica”. Sin embargo, aparte del rédito electoral que piensa sacar de su presidencia en Bruselas, lo cierto es que, en España, pintan bastos y han contribuido no poco a ello las promesas que les hizo a los sindicatos de mantener, sin tocarlo, el actual status de la legislación laboral.

El deseo de la señora vicepresidenta de la Vogue, la señora De la Vega, de actuar de paraguas de Zapatero, no le ha ayudado demasiado a su jefe, porque: primero, le ha desmentido, diciendo que “inmediatamente” de debía entender con unos cuantos meses y añadiendo, de su cosecha, esto de que “el Gobierno cuenta con algunos datos relativamente positivos” ¡Pues que nos los dé, que nos ilustre y nos de esperanzas, recórcholis! Porque, lo que es los ciudadanos, los españoles, no atinamos a ver ninguno de ellos y, más bien, estamos por pensar que, si Zapatero dice que España no se va a estabilizar hasta el 2013 y que vamos a continuar aumentado la deuda y el déficit interior, para lo cual sí que se muestran muy dispuestos los del Gobierno, gastando el doble de lo que ingresan y pensando que, cosiéndonos a impuestos, van a conseguir mejorar las perspectivas de encontrar empleo y de que salgamos de la crisis.

Y es que, después de ver como ZP se escora peligrosamente a la izquierda, haciéndoles el juego a IU y a los separatistas catalanes, incluido en el lote el impresentable “y muy católico” PNV; para conseguir su apoyo para sacar sus conflictivas leyes del Congreso; no vemos a qué viene que se vuelva a juntar con el señor Botín, este banquero millonario que parece ser que quiere demostrar la cuadratura del círculo, siendo un ejemplo de la plutocracia del país, por una parte, y mostrándose tan amigo de la izquierda del PSOE del señor ZP. O sea, banqueros por un lado, los principales beneficiarios de los 50.000 millones de euros en ayudas del Gobierno y de los otros 90.000 millones de euros para ayudar a las Cajas de Ahorros; ambos colectivos los principales causantes de la caída de la construcción en España y, trabajadores, sindicalistas, los de la farándula, y partidos extremistas por el otro lado; el único espacio que queda sin apoyo alguno, los más afectados por la rapiña fiscal del gobierno y por su avidez recaudatoria es, como siempre ha venido ocurriendo desde hace siglos, la sufrida clase media que tenemos que trabajar para alimentar una burocracia cada vez más hinchada y con menos trabajo y, a la vez, ser los que deben apechugar para sacar de sus problemas a los obreros que no tienen empleo, ayudar a que se enriquezcan los burócratas del Gobierno y, por si fuera poco, engrosar las ayudas a estos chupópteros irredentos de los cómicos y de la sociedad que se han inventado para esquilmar a los ciudadanos y, de paso, enriquecerse a costa de un canon incautatorio y un asalto a mano armada a cualquiera que quiera escuchar un poco de música.

Le convendría al señor ZP, leerse con detenimiento lo que dice el informe de S&P y, antes de descalificarlo con tanta displicencia, enterarse de que, el propio Trichet, del BCE, ha opinado que “ es muy difícil desautorizar lo que en dicho informe se recoge” Recordamos, los ciudadanos de a pie, que el antiguo ministro de Economía, el socialista señor Sevilla, le invitó a ZP a su casa para enseñarle, en dos tardes, los fundamentos de esta ciencia. Usted no debió ir, ni dos tarde, ni una, lo que, lamentablemente, le ha situado en una mala posición para intentar repetir de memoria, las cuatro frases que se precisan para salir del paso, que suponemos le redacta la señora Salgado. En estas condiciones, señor Zapatero, no debiera extrañarse de que, cada día, el pueblo español se desencante más de su gobierno y, su desconfianza aumente respecto a la fiabilidad de sus discursos y conferencias. A mi me recuerda usted al pastor, protagonista de las historia del lobo, cuando a fuerza de gritar ¡qué viene el lobo! ya nadie le hacía caso. Lo malo es que usted no tiene que gritar porque es ¡el mismo lobo!

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris