Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

El feminismo nos trae el aborto a la carta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 12 de diciembre de 2009, 07:59 h (CET)
La Comisión de Igualdad del Congreso ha aceptado las enmiendas de ERC e IU para “mejorar” el proyecto de ley del aborto. Seguramente España no podía pasar sin la aportación radical de dos formaciones marginales, ERC y IU, caracterizadas por sus tendencias disgregadoras y por su aversión a la moral cristiana y su apoyo incondicional a este sector femenino, eternamente descontento con su condición de mujer, que viene luchando, no sólo por disponer de unos derechos que, en otros tiempos, se les negaban sino que, en un afán poco disimulado de revancha y rencor contra el sexo contrario, al que siempre ha venido acusando de excluirla del papel que le correspondía representar en la sociedad, pretende imponerse a él y dictar las normas por las que las nuevas generaciones deberán regirse; sin importarles para ello desvirtuar el concepto de igualdad, a la que se agarraban anteriormente como piedra de toque de sus reclamaciones ni a quien haya que machacar, en su ruta hacia el logro de sus metas consistentes en suplantar el papel que, hasta hace pocos años, le correspondía al varón.. Claro que, por el camino, se van dejando jirones de su feminidad, retazos de su sensibilidad, astillas de sus encantos como mujer y, por supuesto y, sin duda, lo más grave, añicos de su espíritu maternal, como son su renuncia a su condición de defensora a ultranza del fruto de su vientre y a su misión procreadora que, sin duda, no han sido los hombres quienes se la han otorgado, sino la propia naturaleza humana que quiso que la perpetuación de la humanidad se realizara a través de la unión de varones y hembras.

La irrupción de las féminas en la vida pública parece que no ha servido para evitar que, el país, haya entrado en bancarrota; tampoco para que se solucionen los conflictos entre los dos grandes partidos nacionales; menos aún para garantizar la igualdad que la Constitución establece entre hombres y mujeres, sin que valga la discriminación por razón de raza,religión, etc.; antes al contrario, algunas de las leyes que, curiosamente, se denominan de ¡igualdad!, no hacen otra cosa que discriminar, positivamente, en favor de las mujeres, obviando la preparación, la capacidad, las condiciones particulares, la adaptabilidad, y los requisitos especiales para ocupar un puesto, sea público o privado, para establecer un cupo, una reserva, un premio para las mujeres en forma del llamado “cupo”; de forma que, si hay tres ministros forzosamente deberá haber tres ministras, valgan o no valgan para el cargo. Así hemos tenido ocasión de contemplar como, por el gobierno del señor Rodríguez Zapatero, desfilaban una serie de señoras que, si tenemos que decir la verdad, han constituido toda una muestra de incapacidad, temeridad, incompetencia, falta de criterio, de sentido común y de sensatez; que las ha convertido en un verdadero peligro para España y para sus propios compañeros de filas. Pero, hete aquí que, ZP, necesitaba distraer a la ciudadanía, las cosas se le habían puesto feas y sus predicciones y engaños ya no colaban entre los españoles; por tanto, precisaba dar de comer al pueblo, proporcionarle carnada a la izquierda y conseguir su apoyo para salir del trance apurado en el que se encontraba como, por ejemplo, la aprobación de los Presupuestos Generales para el 2010.

¡Poderoso caballero es don dinero! Unos milloncejos de euros a los catalanes, otros a Coalición Canaria y otros al “muy católico” PNV, bastaron para alisar el camino para que fueran aprobados en el Congreso, pese a que, todos los partidos sin excepción, estaban convencidos de que estaban obsoletos, como los del 2009, mucho antes de que entraran en vigor. No importa, se había superado el obstáculo y los del PSOE, seguían en el poder. Ahora se trata de darles cebo a los impresentables de ERC y IU, estos que quieren separar a Catalunya de España o aquellos nostálgicos de Negrín y La Pasionaria, y ¡qué forma mejor de tenerlos contentos que admitiendo sus enmiendas al aborto! Pues, adelante, todo sea para mantenernos en la poltrona. Hablan, los que se creen católicos, como el señor Bono, que ésta es una forma de disminuir el número de abortos ¡Venga Dios y lo vea!, si con el aborto penalizado y sólo tres supuestos de excepción a la norma ya hubo más de 100.000 abortos registrados y otros que se realizaron a escondidas en clínicas abortistas, por superar el feto el plazo permitido, ¿quién puede pensar que, liberalizándolo y convirtiéndolo en un derecho de la mujer, van a disminuir y no aumentar en proporción geométrica?.

Se ha hecho hincapié más en que la embarazada consulte con sus padres o con su tutor, antes de tomar la decisión, como si con esto se evitara que, la que decide al fin es la mujer, sea de 15 años o sea adulta. Aquí, señores, no se trata de perder el tiempo en averiguar si los padres lo saben o no; lo que se debe contemplar es la vida del espécimen humano, la del ser que la madre ha concebido practicando un sexo de forma inconsciente, sin controlar lo que hacía, entregada a la pasión irracional, todo ello a causa de la permisividad que se le han dado a las relaciones sexuales y de la propaganda que de ellas se hace en todos los medios de comunicación, principalmente en la TV, cines, revistas y hasta programas infantiles. Da pena escuchar a la señora Bibiana Aído o a la Leire Pajín, dos mujeres jóvenes, hablar del aborto con la misma tranquilidad e impasibilidad que emplearían en escoger el color del lápiz de labios. Estamos desquiciados, se ponen a la venta píldoras del día después sin receta, cuando los investigadores y farmacéuticos advierten de posibles efectos secundarios, algunos muy graves; se quiere subvencionar a cargo del Estado el suministro de píldoras abortivas ¿quién las pagará?, ¿los contribuyentes? ¡Cómo nos sobra el dinero! Pues ya se nos advierte, desde S&P, la agencia de calificación, que rebajará la perspectiva de crédito de España por su elevado déficit fiscal! Y a esta ley la van a llamar “de la salud sexual de la mujer”; habrá que ver las consecuencias de esta libertad de administración de medicamentos y de la práctica de los abortos. ¿Qué efectos van a producir en la salud de las abortistas y qué efectos psicológicos se van a derivar de un acto de tal naturaleza?.

Por si fuera poco, se está hablando de listas negras para los profesionales que no quieran practicar los abortos y de que se van a imponer estudios a todos los médicos para que sepan cómo efectuar tales operaciones. A mí se me ocurren dos cosas: ¿No dejó claro el TC, en una interpretación ad hoc, que la objeción de conciencia era un derecho de la persona y que no se podía imponer legalmente su supresión? Y, la segunda, ¿resulta que los médicos que han venido practicando abortos no sabían como practicarlos? ¿a qué viene esto de obligar a las enfermeras a saber practicarlos y a los médicos también? Volvemos a darles a las enfermeras atribuciones para las que no basta un cursillo para aprender a abortar, porque ya hace muchos años que las comadronas los practicaban muriendo la mayor parte de las mujeres que se sometían a ellos o ¿ es que no pueden existir contraindicaciones que ellas no sepan diagnosticar? ¡Una verdadera chapuza, unida a un crimen imperdonable, el acabar con la vida de un ser, un niño en gestación que, al menos, tiene el mismo derecho que su madre, o más, para vivir! Y todo ello ¿para que? Para evitarse molestias. Existen miles de parejas que, si pudieran, fabricarían un niño de plastelina, que estarían encantadas de recibir un niño en adopción y, no obstante, tienen que peregrinar a África o a la China para conseguir adoptar a alguno. No, señoras feministas, no, como diría Ortega, “no es eso, no es eso”. Mal va España por este camino.

Noticias relacionadas

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García

Entuertos para enderezar

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris