Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

La resurrección de Santorum

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 11 de diciembre de 2009, 07:58 h (CET)
WASHINGTON -- ¿Se presentará Rick Santorum a presidente de los Estados Unidos o no?

Yo le cogí al teléfono en una cinta del Aeropuerto Dulles y le hice la pregunta: no se presenta, una vez más, (BEG ITAL)NO(END ITAL) se presenta.

De camino a Carolina del Sur el martes a fichar por el candidato a gobernador y Representante Republicano Gresham Barrett, Santorum no se mostraba cauto, sólo práctico. Si el ex Senador de Pennsylvania puede recaudar los millones que hacen falta para hacer una apuesta presidencial está por verse aún.

En el ínterin, tiene algunas cosas que señalar. Como aperitivo: "No tengo ningún deseo ardiente de ser presidente, pero albergo un deseo de tener un presidente de los Estados Unidos diferente".

Santorum ya no ve nadie en su partido capaz de movilizar las tres patas de la tienda, como Ronald Reagan describió los tres pilares Republicanos -- economía, seguridad nacional y social conservadurismo.

Santorum no es ningún hombre misterioso. Dejó profundas huellas en el Capitolio, donde ocupó un puesto durante 16 años -- 12 en el Senado -- antes de ser derrotado en 2006. Desde entonces ha formado parte del conservador Centro de Legislación Pública y Ética, publicando columnas de opinión en cadena sobre seguridad nacional y terrorismo.

En la práctica, los correos electrónicos sobre "nubarrones" de Santorum enviados a periodistas entre otros fueron en su momento tan frecuentes que empezaban a recordar a Chicken Little o las advertencias catastrofistas de Cassandra. Sólo buscas refugio un número concreto de veces antes de agarrar un paraguas y decir, "Me voy a arriesgar".

Aunque ha controlado el ritmo de sus sentencias, Santorum sigue mostrándose muy serio acerca de las amenazas inminentes para la seguridad de América, la mayor de las cuales, dice, es Irán: "Afganistán es importante, pero Irán es más importante y estamos tropezando".

El Presidente Obama, dice, carece de cualquier plan aparte de hablar, las consecuencias de lo cual serán mucho más crudas que un Afganistán gobernado por los talibanes.

Estando en el Senado, Santorum auspició la "Ley de Apoyo y Libertad de Irán", que solicitaba 10 millones de dólares para apoyar a los grupos contrarios al gobierno de Teherán. El proyecto fue aprobado pero nunca fue dotado de fondos. En consecuencia, explica Santorum, "Cuando la revolución se presentó, no habíamos hecho ningún preparativo y no teníamos ninguna forma de apoyarles aparte de abrir canales a Twitter. No hicimos los deberes que podrían haber marcado una gran diferencia".

Santorum se muestra igualmente crítico con Obama en la gestión de la crisis constitucional hondureña y su postura compañerista con el hombre fuerte venezolano Hugo Chávez. Aunque la opinión pública no presta atención ahora mismo a estas preocupaciones, todo puede cambiar dentro de dos años cuando, predice Santorum, la economía se encuentre en mejor forma e Irán esté exportando un arma nuclear.

"Nunca sabes dónde van a estar los asuntos importantes y más te vale tener a alguien preparado en todos los frentes".

Algunos de estos frentes son problemáticos para un candidato como Santorum. Siendo contrario al aborto y partidario de la familia tradicional a la vez, Santorum irrita a muchos. Pero él insiste en que esas etiquetas simplifican demasiado. Ser contrario al aborto y partidario de la familia significa en última instancia ser partidario del gobierno limitado.

Cuando tienes una familia fuerte y respeto a la vida, dice, "las obligaciones del gobierno son menos. Puedes tener menos impuestos y gobierno limitado".

Llamado en ocasiones la conciencia de los Republicanos del Senado, Santorum puede ser considerado también como el súper-ego de la nación, recordándonos nuestro bagaje moral en un momento de cambio cultural precipitado. Forma parte de la naturaleza humana resistirse a aquellos que se percibe como moralmente superiores, sin embargo, en especial en la era estadounidense de la política de minorías. A pesar de la insistencia de los amigos de Santorum en que personalmente es humilde y carente de prejuicios, la comunicación puede suponer el mayor desafío del candidato.

Por lo demás, Santorum es considerado un luchador, un jugador de equipo y un iniciado con principios, siendo esto último casi un oxímoron. Como el lobista Scott Hatch lo describió en una ocasión: "Puede romper huevos, pero hace tortilla -- más que nadie que yo haya visto en esto. Está muy dispuesto a dedicar su precioso capital político en asuntos muy poco populares políticamente".

Para su decepción, los enemigos de Santorum le han tratado con virulencia, como confirma rápidamente una búsqueda en Google. Pero Santorum sale entero, milagrosamente. Puede que cuando sólo se duerme cinco horas al día para atender a siete niños, incluyendo a uno de un año con una enfermedad congénita grave, las flechas y las hondas de los simples mortales se puedan ignorar con mayor facilidad.

Cualquier cosa que pase, es seguro que Santorum anima del debate. El problema de los electores puede residir en separar los mitos y las fábulas de la realidad. ¿Es Rick Santorum el Chicken Little del cuento, que insistía erróneamente en que el cielo se caía? ¿O es como la trágica Casandra, un profeta cuya maldición nunca hay que creer?

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris