Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La zorra en el gallinero

Rosario Suárez (Barcelona)
Redacción
jueves, 10 de diciembre de 2009, 09:45 h (CET)
Cuando Turquía hizo la petición de entrar en la Unión Europea, puse el grito en el cielo. Algunas personas me llamaban racista, por negarme a que un país islámico entrase a convivir con una comunidad de raíces cristianas, pues, habiendo convivido con ellos y conociendo el radicalismo musulmán, algo me decía en mi interior que era algo inviable, pues el único objetivo del Islam es la destrucción de cualquier cultura que no sea la suya.

Otra de mis argumentaciones era que si Turquía entraba en la UE se acabaraían las pateras, pues las mafias se enriquecerían ahora falsificando documentos que les acreditase como ciudadanos de ese país y entrarían libremente, continuando ahora a marchas forzadas esa "colonización callada" que el islamismo radical lleva haciendo durante tres décadas -veamos si no estos barrios parisienses en donde la policía ya no se atreve ni a entrar, pues les pertenecen: tienen sus negocios, sus mezquitas, sus escuelas, y son verdaderos guetos-. Ahora que no eran fantasías mias, que estaba en lo cierto, pues Turquía ha sido el primer país islámico que se ha manifestado contra Suiza por votar el no a los minaretes de las mezquitas, pues bien es sabido el significado que éstos tienen: la preponderancia de la religión islámica sobre de los residentes en el lugar; y se ha significado, porque ha sido el único país que ha amenazado con retirar el dinero de sus cuentas corrientes en Suiza, dinero de un paraíso fiscal, quizás del donado por los diferentes países del mundo para paliar el hambre y reconstruír el país tras los contínuos terremotos que sufre este territorio. A las personas inteligentes, creo que no hay que explicarles mucho más.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris