Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El pin de los pies preciosos

María F. Vicente (Valladolid)
Redacción
jueves, 10 de diciembre de 2009, 09:30 h (CET)
Un día muchos soñamos con la democracia. Ahora no son pocos los que nos sentimos defraudadazos ante la indefensión estatal en que quedan en España los nonatos, signo de totalitarismo. El Gobierno no ha tenido en cuenta ni el derecho de todos a la vida, ni que su programa electoral no contemplara una nueva ley de aborto ( lo mismo cabe decir del PNV, que, además, traiciona su apuesta por el humanismo cristiano).

No le ha importado que el porcentaje de ciudadanos partidarios de la pretendida reforma del aborto, sea minoritaria, como se ha demostrado en grandes manifestaciones ciudadanas y en las encuestas, y le da igual que sea antidemocrático imponer, a sus diputados, la dirección del voto en un asunto de conciencia tan delicado. ¿Ignora que la democracia se basa, sobre todo, en el respeto a los derechos fundamentales, siendo el principal, el derecho de todos a la vida? ¿O es que la democracia se la toman, algunos, como un trampolín para ejercer un totalitarismo que difumine el sentido de los derechos humanos? Un feto de 14 semanas es un ser humano, aunque lo niegue Bibiana Aído. El feto posee, en cualquier momento de su desarrollo, todas las características propias del ser humano, y a las nueve semanas funcionan todos sus órganos y puede chuparse el dedo. ¿No ha tenido, Bibiana, en sus manos, el famoso pin de los “pies preciosos”, copia exacta de los de un niño nonato de diez semanas, ya enteramente formado?

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris