Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La enfermedad de la inseguridad

Francisco Arias Solís
Redacción
jueves, 10 de diciembre de 2009, 09:14 h (CET)
El gran boom de su construcción llegó en los años setenta. En esta época surgieron como grandes moles blancas en las que se podían atender a miles de pacientes a la vez. En cada gran ciudad se iban levantando, poco a poco, como enormes monstruos. Y –no podía ser de otra forma- eran bien recibidos, venían para curar a la gente. Pero había un problema, ellos eran los que nacían enfermos. Y su enfermedad se ha desarrollado con ellos, y con ella han crecido. Nuestros grandes centros hospitalarios nacieron sin seguridad, debido a la falta de normativa y de legislación adecuada para ellos. Hoy, mayores de edad, aún no se han curado, sólo se le han ido aplicando pequeños remedios, poniendo parches para adecuar viejos edificios a obligaciones modernas. De momento, se sigue parcheándolos para curarles de una gran enfermedad, la enfermedad de la inseguridad.

El fuego es el mayor peligro –por supuesto que no el único-, la mayor amenaza que puede pesar sobre un centro hospitalario. Y también es el riesgo que más preocupa. No hay que olvidar que en su interior se encuentran miles de personas que, al estar en su gran mayoría impedidas, podrían quedar atrapadas en el interior de las grandes moles blancas si se produjera un incendio.

Y a pesar de ser lo más preocupante, lo más peligroso, los incendios se siguen produciendo en los grandes hospitales.

Los estudios e informes que se han realizado sobre los grandes centros hospitalarios dan unos resultados, no demasiado halagüeños: una media de 30 o 40 deficiencias por centro. La mayoría de estas deficiencias se refieren a la materia de la protección contra incendios: estructuras metálicas no resistentes al fuego; falta de compartimentación de plantas, escaleras, aparatos elevadores y centros de transformación; fallos en la detección y alarma; escasez y falta de adecuación de la extinción automática, bocas de incendio equipadas y extintores portátiles; excesivas distancias de evacuación; obstáculos en las salidas de emergencia; falta de señalización y alumbrado de emergencia; inexistencia de ventilación natural en aparcamientos, almacenes y cuartos de instalaciones, etc., etc.

Por aquello de “mal de muchos, consuelo...“, hay que decir que nuestro país no es el único que andan mal en estos temas.

Pero, por desgracia, en un hospital no nos podemos limitar a un solo riesgo. Acompañando al riesgo de incendio, que no excluyéndole, aparecen muchos riesgos potenciales.

Existen caídas de tensión, problemas eléctricos y de mantenimiento, fallos en equipos, residuos peligrosos (los hospitales españoles generan diariamente más de 500 toneladas) que se amontonan sin control, falta de salubridad...

Todos estos riesgos, habidos y por haber, encerrados entre las cuatro inmensas paredes que informan estas grandes moles blancas. Mientras tanto la seguridad –cuando se habla de prioridades económicas- continúa en segundo plano. Falta de presupuestos, falta de concienciación, falta de adecuación a las normas, falta... Demasiadas faltas para muchas necesidades vitales. Y como dijo el poeta: “:Lo que tú sabes de sobra / es que una vida que se pierde / ya nunca más se recobra”.

Noticias relacionadas

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?

Misa o culto

Los periodistas al informar sobre noticies cristianes deberían saber la diferencia existente entre misa católica y culto evangélico

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris