Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta a don José Bono

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 10 de diciembre de 2009, 09:10 h (CET)
Sr. Bono: Muchos habíamos depositado en usted la confianza para la regeneración moral del Socialismo español, por su cantada catolicidad y por su valía personal y política. Por ello y por su condición de personaje público tan popular, habría que pedirle una explicación sobre los motivos de su respaldo a la reforma de la ley del aborto.

Pero ya la ha dado, amparándose en la Encíclica Evangelium Vitae. Quienes conocemos esta encíclica, sabemos que la respuesta de usted es equivocada. Unos piensan que desconoce la clara doctrina social de la Iglesia expuesta en dicha encíclica, que es el mejor alegato en favor de la vida que se ha dado; otros creen que son su apego al cargo y sus intereses personales y partidistas los que le han movido a actuar con incoherencia. En el nº 72 de la Encíclica social Evangelium Vitae, Juan Pablo II expuso: “Las leyes que favorecen el aborto y la eutanasia se oponen radicalmente no sólo al bien del individuo, sino también al bien común y, por consiguiente, están privadas totalmente de auténtica validez jurídica” (nº 72). En el nº 73 se lee: “Leyes de este tipo (…) establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia”. Y también: “Cuando no sea posible evitar o abrogar completamente una ley abortista, un parlamentario, cuya absoluta oposición al aborto sea clara y notoria a todos, puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a «limitar los daños» de esa ley y disminuir así los efectos negativos en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública” . No ha sido su caso. La reforma de la ley del aborto, más radical que la actual, está en claro beneficio de las clínicas abortistas y aumenta los daños de la también injusta ley anterior. Sr. Bono, rectifique públicamente y se fije en su compañero socialista Francisco Vázquez, ex -alcalde de La Coruña, ahora representante de España ante la Santa Sede: él nunca votó a favor del aborto.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris