Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España amenazada de traición

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 10 de diciembre de 2009, 08:19 h (CET)
Nadie parece preocuparse, nadie levanta la ceja con preocupación y nadie quiere enterarse porque, si les he de ser franco, parece que en este país, España, la pandemia que padecemos, la que verdaderamente significa un grave peligro para su supervivencia como una nación única y solidaria y, la que parece que se desarrolla en una metástasis solapada pero insistente, corroyente e incontrolada; es la de los nacionalismos que, si bien, en el país vasco, gracias al sentido común de sus actuales dirigentes y con la colaboración del PP de aquella comunidad, se va demostrando que no es tan fiero el león como lo pintan y que con energía, sin pamplinas y poniendo a cada quien en su sitio, sin falsas concesiones, sin miedos, sin complejos y con la fuerza que emana del verdadero patriotismo y del cumplimiento de los preceptos que emanan de la Constitución de 1978, se puede luchar con eficacia contra esta lacra que, sólo la inconsciencia del señor Rodríguez Zapatero, su sectarismo comunistoide y su revanchismo trasnochado, han permitido que se fuera extendiendo por algunas partes del país, como si fuera una repugnante mancha oleosa de esta mezcla infame constituida por los separatistas y las izquierdas regurgitadas de los odios generados por la Guerra Civil española.

Es obvio que si el Gobierno, las instituciones, como el Parlamento y el Senado, permanecen indiferentes, no viendo o no queriendo ver, los progresos que su permisividad, su descuido, sus intereses particulares como partido político o su indiferencia, ante un claro y flagrante incumplimiento de los preceptos constitucionales por toda esta pléyade de seudo políticos (mezcla de activistas, ambiciosos, aprovechados y supuestos separatistas, algunos de ellos con antecedentes de actividades de carácter terrorista); en lugar de levantar el mazo de la legalidad, de enseñar los colmillos de la justicia y mover el rabo de la advertencia, se limita a contemplar en calidad de simple espectador –como si toda esta movida no fuera con él – y con una cierta complacencia como, en Catalunya, lo que comenzó siendo asunto de minorías insignificantes, aquello que no interesaba a nadie, como se demostró con el famoso referéndum para la aprobación de un Estatut, cuyo contenido, en honor a la verdad, nadie conocía y ¡sigue sin conocer! (al que solo acudió una parte insignificante de la población oriunda ( un 30%) y que fue aprobado por un número poco representativo del sentir general de los catalanes); gracias a la labor de proselitismo de los partidos más extremistas, la colaboración inconsciente de partidos de derechas, como CIU, y el papanatismo de los últimos dirigentes del PP – en un intento baldío de hacerse los simpáticos con aquellos que nunca los van a votar –, han conseguido que, lo que fue pavesa, se haya convertido en fogata y amenace con llegar a ser un incendio general que afecte a toda Catalunya y, por simpatía, a las Baleares y Aragón.

Se permitió, como si fuera una cosa anecdótica, carente de importancia y una singularidad, que un pueblo de Catalunya, Arenys, hiciera su propio referéndum cuyo resultado, como era de esperar, fue favorable a la independencia de Catalunya. No hubo control de la votación, no hubo observadores que garantizaran su objetividad y limpieza y fue prohibido por un juez, pero se utilizó como punta de lanza para decir que Catalunya entera estaba representada en aquella pequeña muestra. Pero, como la señora vicepresidenta De la Vega, con la “clarividencia” que la caracteriza, se limitó a comentar que aquel acto “no tenía ninguna trascendencia jurídica” y por lo tanto, no tenía mayor importancia; decidieron olvidarse de la cuestión y mirar hacia otro lado no fuera que les entrara alguna partícula de independentismo por un ojo, o sea, que,¡pelillos a la mar! Los fiscales descansaron, los jueces no se enteraron y los tribunales callaron, como si no hubiera pasado nada. Pero los hubo que tomaron nota, los mismos que hace algún tiempo quemaron efigies de los Reyes y salieron de rositas del lance. Ya estaban seguros de que Zapatero no actuaría contra ellos, porque el señor Montilla, este charnego de importación que, de pronto, cuando olió que, si quería permanecer chupando de las ubres de la vaca catalana, debía convertirse en catalanista acérrimo; se opondría a que, desde el Gobierno Central, se actuara contra estas muestras del independentismo catalán.

De aquellos polvos estos lodos. Poblaciones tan importantes como Girona ya han hecho saber que van a hacer sus propios comicios y, si las informaciones no nos engañan, se anuncian para el 13 de diciembre sucesivas consultas populares en más de 160 municipios de la comunidad catalana. ¿Será suficiente para que la señora De la Vega despierte de su letargo y se de cuenta de que esto no es un juego de niños, sino que se trata de un verdadero órdago del separatismo a la autoridad del Estado?, ¿Podrá el señor Zapatero, para conservar su mayoría en el Parlamento, seguir ignorando que, en Catalunya, se producen circunstancias anómalas, ataques a la legalidad, incumplimientos de sentencias y desafíos a la Constitución? Y es que, señores, no hay duda de que, si bien los nacionalistas están apurando sus actuaciones para precipitar el logro de sus aspiraciones independentistas, no parece, y debemos reconocerlo, que el Gobierno del señor ZP, esté por parar esta peligrosa deriva, antes bien, da la sensación de estar en connivencia con ellos para alisar el camino de sus aspiraciones de autogobierno dentro o fuera de España. Es posible que, considerando que con una Catalunya independiente o con auto gobierno, le sería más fácil impulsar sus aspiraciones de federalizar al resto de España bajo un gobierno de izquierdas.

No obstante, hay algo que puede considerarse como un elemento más a tener en cuenta en todo este affaire. No pierdan de vista al colectivo de inmigrantes que, con tanta frivolidad, se permitió que, con papeles o sin ellos, se instalara en esta comunidad; no, por supuesto, por un sentimiento de acogida y solidaridad, sino por constituir una mano de obra barata, fácil de dirigir y, en la mayoría de ocasiones, clandestina, es decir,que no se la afiliaba a la Seguridad Social y se la despedía cuando al patrono le daba la gana, puesto que se trataba de gente indocumentada, siempre pendiente de la amenaza de ser extraditada a sus países de origen.. Pues bien, esta gente ya se está organizando, ya se agrupan y forman colectivos, con aspiraciones a intervenir en política y, como no podía ocurrir de otra forma, se han apresurado a tomar posiciones a favor de una Catalunya independiente. No olvidemos que, en España, tenemos a más de un millón y medio de musulmanes; no perdamos de vista que, en esta misma región, se han detectado centros de formación de terroristas y que se han detenido a extremistas que intentaban atentar en el metro de Barcelona. Divide y vencerás. Al Qaeda se ha cansado de repetir que, en su lista de objetivos, está recuperar Al Andalus que, para ellos, no es sólo Andalucía, sino toda España. ¿Una quinta columna? No lo sé, pero resulta preocupante que estos inmigrantes sigan sin integrarse en su mayor parte, que, como los chinos, se constituyan en logias o en mafias que ya empiezan a funcionar dentro de nuestro país, bordeando la fina línea de la legalidad. Ahora empiezan a intrigar para recibir su parte del pastel, de una Catalunya que intenta dividirse de España y, por tanto, una presa fácil para organizaciones que saben moverse entre el terrorismo y la extorsión. Y el Gobierno sin enterarse, en la inopia o, peor todavía, manipulando España para sus fines espurios.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris