Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Haciendo un poco de memoria histórica

Mario López
Mario López
jueves, 10 de diciembre de 2009, 08:17 h (CET)
Este país al que parece resultarle imposible enfrentarse con cierta ecuanimidad a su historia sustituye en el imaginario colectivo los hechos reales, que desconoce, por mitos bastante ridículos. Uno de ellos es el desastre del 98. Estados Unidos fue el que dio el golpe de gracia a una situación que estaba ya absolutamente perdida con los cubanos, pero nada más.

Los norteamericanos se limitaron a adelantar un final colonial que ya estaba a la vuelta de la esquina. Los mambises estaban a punto de echar a los españoles de la isla cuando sucedió lo del Main. Era el colofón a la independencia de los países latinoamericanos que se iniciara a principios del siglo XIX. Pocos saben que en Cuba la esclavitud no se abolió hasta 1880 y que la política del Capitán General Weyler para controlar el descontento de los cubanos consistía en mantener a los campesinos en campos de concentración (reservas vigiladas se llamaban). Cuba era una de las mayores fuentes de riqueza españolas, La Habana era un puerto de la misma categoría que Barcelona. Estados Unidos estaba muy interesado en la Perla del Caribe y en el curso de los años diferentes presidentes la quisieron comprar. Los presidentes Adams, Polk, Buchanan y Grant presentaron sucesivas ofertas de compra a los diferentes gobiernos de España. Fue Mckinley el último presidente americano que planteó está cuestión, pero la regente María Cristina se negó. En vista de lo cual, y aprovechando el descontento de la población cubana con España, el gobierno norteamericano creó un clima de opinión en su población, a través de la prensa, favorable a la intervención militar en la isla. Eso fue todo. Así que nos quedamos sin el dinero y sin juventud, con la puerta abierta al sangriento siglo XX. Lo que vino después, aún fue peor.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIII)

Por supuesto, no veréis a ni una sola numeraria con bikini, o al menos, que lo sepan sus directoras

Quieren cambiar nuestra forma de pensar

Por favor no les dejemos, si no reaccionamos a tiempo, mañana será imposible

¿Puede el "efecto mariposa" provocar una nueva recesión económica mundial?

La exuberancia irracional de los mercados

Socialismo español se aggiorna y ve realidad del Sahara

Los más reconocidos referentes de la izquierda española dieron su inequívoco respaldo a la democratización y modernización de Marruecos

¿Qué democracia es la que se inventan los soberanistas catalanes?

“Tres notas definen, a mi juicio, la democracia: participación activa de todos los sectores sociales en la tarea del poder; respeto auténtico, no retórico, por los derechos humanos; superación del nacionalismo belicoso” Joaquín Ruiz Jiménez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris