Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Las quisicosas de la fiesta de la Constitución

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 9 de diciembre de 2009, 01:10 h (CET)
Señores, ¡estoy sorprendido¡ Algo sucede en el seno de los principales partidos políticos nacionales que demuestra que, entre los bastidores de sus respectivas organizaciones, algo se está moviendo. No es normal que el señor Bono, el día de la Constitución haga un discurso en el que se refiera a la necesidad de respetar al “árbitro”, en clara alusión a la actitud de Montilla y de la prensa catalana, presionando al TC; o hacer referencia a que la Constitución “no es infinitamente flexible, sino que tiene límites” en un evidente puyazo dirigido al mismo ZP y al Tripartit, afirmando que “la supremacía de la Constitución es la mejor manera de hacerle homenaje”. ¿Insólito?, ¿un acto de rebeldía mucho tiempo contenido ante el evidente peligro de una quiebra de la unidad nacional? No lo sé, pero sea bien venido a las filas de los que mantenemos que, el Estatut, no es más que un intento de los separatistas de arrimar el agua a su molino, sin importarles un bledo lo que suceda en el resto de autonomías de la nación española. Otra buena noticia, la presencia de Patxi López en el homenaje constitucional, algo que, sin duda, era impensable bajo la égida del señor Ibarretche o del señor Urcullo.

Sin embargo, lo que más nos llamó la atención fue la súbita e inesperada irrupción, en el terreno de la polémica, del señor Peces Barba, socialista de pro, que parece haberse olvidado de sus “hazañas” con las víctimas del terrorismo y de sus pretensiones de desarticular, desde dentro, la AVT. Este señor ha protagonizado una salida en tromba en defensa de la Constitución y, de paso, en su condición de “Padre de la Constitución”, ponerles las peras a cuarto, no sólo a la señora Chacón y al señor Montilla, que también, sino que no tuvo empacho en dirigirle una seria filípica al propio señor Rodríguez Zapatero, por haberse mostrado parcial en sus declaraciones de hace unos días, en las que confiaba que el TC promulgara “ una gran sentencia” al tiempo que afirmaba su convicción de la plena constitucionalidad del Estatut catalán, ¿fue un calentón al ver que su “hija” putativa, la Constitución, era arrastrada por los suelos?, probablemente nunca lo sabremos, porque este señor es como el Guadiana que surge de pronto para volverse a ocultar en la oscuridad de su vida cotidiana ¡Inaudito!

Pero ¿qué es lo que está ocurriendo en el PP? Lo cierto es que no deja de sorprendernos con el comportamiento de sus miembros más destacados, como si actuando de forma cabalística, pretendiera desconcertar a propios y extraños. ¿Cómo los ciudadanos deberíamos interpretar que, en un acto oficial de una cierta trascendencia – no exageremos demasiado, porque entre los asistentes al homenaje, había muchos Judas Iscariotes, que simulaban defenderla hipócritamente, cuando la han estado boicoteando o ninguneando con la máxima desfachatez –, hayan dejado de comparecer, no uno ni dos presidentes de comunidades autónomas del PP, sino la totalidad de ellos; como si la propia gripe A(NiH1) los hubiera derribado, como si fueran bolos, a todos a la vez? Podríamos entender, sin que ello nos causara alarma, que un par de los barones del señor Rajoy hubieran excusado su asistencia por compromisos de agenda, pero… ¡todos a una, como Fuenteovejuna!, señores, es una empanada difícil de digerir. Lo que nos vemos incapaces de descifrar es como, en una ocasión en la que el PP tenía la ocasión de dar una imagen de unidad, de fortaleza institucional, de hacerse la foto para la historia; haya dejado de aprovechar esta oportunidad, para dejar entre interrogantes la actuaciones de sus más altos representantes dando pie a que, los partidos que se caracterizan por tenérsela jurada, hayan aprovechado para hacer leña de ellos y apuntarse puntos en su haber.

Tampoco la posición de don Mariano Rajoy, el jefe supremo del PP, esta formación que no sabemos si anda como los cangrejos o es que navega entre arenas movedizas; pretende confundir a tirios y troyanos con sus desplantes extravagantes o es que hay otros motivos ocultos que, sin duda, podrían dar pie a un cúmulo de especulaciones no menos disparatadas relativas a un aviso ¿qué tipo de aviso?, al TC, recordándole su compromiso con la Constitución o que, en vísperas de ser convocados los presidentes comunitarios por el señor Rajoy, se le quisiera hacer llegar un mensaje de descontento, de advertencia o de resentimiento, por su actitud respecto a los desagradables acontecimientos por los que ha pasado el partido, con el caso Gurtel, las gallardonadas o los problemas del señor Matas en Baleares. Repito, sólo meras especulaciones, pero nos cuesta no contemplar este hecho desde el punto de vista de una actuación política, ya que presentarlo como una simple coincidencia, es tomar a los ciudadanos como perfectos imbéciles. Lo que no es de recibo son las contestaciones que el señor Rajoy – parece que ya se han convertido en una costumbre en él – ha dado a la prensa, para explicar tan rara coincidencia.

No señor Rajoy, ya son demasiadas las ocasiones en que ha querido cubrir un fallo, suyo o de su partido, con una larga cambiada y, los españoles, especialmente los que hemos pertenecido a su partido y lamentamos el rumbo que usted le ha imprimido, no nos conformamos con que usted se escude en perogrulladas, cuando su alma gallega le impulsa a escurrir el bulto ante una pregunta que le resulta desagradable. Esta contestación lapidaria de !Aquí estoy yo!; nos recuerda aquella otra, producto de la imaginación de Marquina en su obra “En Flandes se ha puesto el Sol”, cuando el protagonista decía, en un arrebato de egolatría y patriotismo: “España y yo somos así, señora”. Por suerte o desgracia, aquellos tiempos son historia y España ha perdido todo aquello que descubrió y conquistó, por tanto creemos que el, señor Rajoy, por mucho que su aspecto quijotístico lo acompañe, debiera de descender de las alturas en las que se ha situado, para dar explicaciones más amplias y convincentes, que nos lleguen al pueblo llano y que nos ayuden a decidir si su forma de dirigir el partido es la correcta o es que ya hace falta que salga alguien, más pegado a la tierra, para que lo sustituya al frente de este PP que, por desgracia, y a los hechos me remito, no es ni sombra de aquel en el que confiamos, defendimos y apoyamos, mientras mantuvieron aquellos principios de democracia interna y de defensa de España que constituían su razón de ser.

Tiempos de extrañas contradicciones, de pretendidas recuperaciones y, a la vez, de desalentadoras noticias, como el aumento del desempleo, el gran endeudamiento de las empresas del IBEX, estas mismas que presumen de haber aumentado su valor en bolsa entre un 30 a un 40 por ciento desde principios de año. ¿Cómo se liga que en la bolsa se tiña de verde y, por otra parte, las informaciones económicas nos alerten de que el endeudamiento de las empresas las va a obligar a devolver 23.000 millones de euros, en el 2.010, o sea casi un 10% de su deuda total (248.510 millones de euros sin contar la banca)? Quizá, y esto estará por ver y lo averiguaremos en unos meses, todo este “bluff” de la Bolsa no sea más que eso, un “bluff”, una operación financiera manejada desde los poderes fácticos, para hacernos creer que esta recuperación, que todavía nadie ha podido ver en su propia economía, está próxima y que sólo falta más paciencia (como si ya no hubiéramos tenido bastante) para que aparezca la luz en el horizonte. Así nos llevan engañando, estos señores del Gobierno, desde el año 2007. ¡Demasiado tiempo!

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris