Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Yo quiero... a mi manera

Pedro J. Piqueras (Gerona)
Redacción
lunes, 7 de diciembre de 2009, 06:32 h (CET)
La Conferencia Episcopal Española dice que los políticos católicos que votan a favor de la nueva ley del aborto “se ponen a sí mismos en situación objetiva de pecado” y por tanto, “no podrán ser admitidos a la Sagrada Comunión”. Pues bien, Don José, el Bono, para acallar su conciencia recoge unas palabras del Evangelio, con las que Jesús perdona a la mujer que querían apedrear y Bono dice: “¡Mujer actúa en conciencia, esta ley no te condena!” (Aquí hace una traducción libre con una interpretación sui generis). Cierto que Jesús perdona a la mujer cuando la dice “Yo tampoco te condeno, vete en paz y no peques más”. Es muy diferente esto a la ley de derecho al aborto libre -el “no peques más” de Jesús es claro-, ley que con su voto Bono se hace cómplice y que es lo que la Iglesia denuncia.

Poco conocimiento de la doctrina de Jesús tiene si pretende justificase diciendo, con exégesis libre: “Como político que quiere inspirar su vida en el Evangelio de Jesús, aspiro a que también la nueva ley incluya una dimensión de comprensión y misericordia.”, para luego concluir que en esto no cave revivir la inquisición. ¡Venga Sr. Bono!, si quiere ser respetuoso con la Iglesia Católica comience por obedecer su doctrina, que en este caso no es suya sino el derecho natural, si como dice quiere pertenecer la ella, no pretenda justificar lo injustificable. No quiera nadar y guardar la ropa, ni servir a dos o más señores.

Cuando reconoce que el aborto es un mal y que ¡ojala! se llegara al aborto cero ¿Cree realmente que con esta ley llegará el aborto cero? ¿Nos trata de ingenuos? Reconozca, de una vez por todas, que lo suyo es obedecer a Zapatero y servir a los intereses de sus compinches, pero por favor no meta por medio el Evangelio.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris