Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Asesinato legal

Gabriel Roselló (Madrid)
Redacción
lunes, 7 de diciembre de 2009, 06:29 h (CET)
La inocencia no puede agonizar porque es blasón de la dignidad humana, no de puede autodestruir, del mismo modo que no se autocreó. Amparar la existencia humana del fecundado y no nacido supone una gran hazaña, que se identifica con una honda inteligencia.

La inocencia de un hijo ejecutado a través del aborto tiene tal pujanza seductora que acaba por arruinar el corazón y la mente de sus verdugos; madres que se arrepienten angustiadas de lo que han hecho. La cultura de la vida es la única que prevalecerá. La existencia humana revive todas las jornadas entre sus vacilaciones, entre sus pánicos y regocijos, porque el espíritu de la vida es lo indestructible. Por este motivo impera el ser y no la nada. La cultura de la vida emerge por el respeto para con los mortales. La cultura de la muerte se ceba con la indiferencia hacia las personas.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris