Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cuestión de pelotas   -   Sección:  

Los Reyes del tenis

Eduardo Patiño
Eduardo Patiño
lunes, 7 de diciembre de 2009, 01:22 h (CET)
Con el Príncipe Felipe de espectador de lujo, los integrantes de la ‘Armada española’ se coronaron como los reyes del tenis mundial al conquistar su cuarta Copa Davis, la segunda consecutiva y la cuarta en nueve años. El contundente 5-0 con el que España vuelve a alcanzar la cima mundial es el fiel reflejo de la sideral distancia existente entre nuestras mejores raquetas y el resto de selecciones. La victoria en el partido de dobles, antiguo talón de Aquiles, ante dos grandes especialistas pone de manifiesto que el tenis español ha evolucionado en todas sus facetas hasta alcanzar un nivel inigualable a día de hoy. Especial hincapié merece la dupla “Feli-Fer”, decisivos en Argentina y sublimes ante los checos. Ellos son el ejemplo perfecto del trabajo de equipo, pues han sabido crecer como pareja hasta crear un tándem temible que se complementa a la perfección.

Esta vez la víctima fue una animosa República Checa que, fruto de la superioridad de los nuestros, decidió festejar la derrota como si de una victoria se tratara. Ya lo dijo Stepanek al finalizar el punto decisivo, “el combinado español es tan fuerte que podrían tener un segundo equipo tan bueno como el primero". Quizá esa sea una de las claves del éxito de nuestro tenis: cantidad y, sobre todo, calidad. Al poderío de los dos ‘top ten’ se suma un elenco de grandes jugadores capaces de imponerse a cualquier rival y sobre cualquier superficie. Da igual que Nadal y Verdasco no atraviesen por su mejor momento físico, ahí están David Ferrer (impresionante su remontada), Feliciano, Ferrero, Robredo, Granollers o Almagro, entre otros, preparados para competir con garantías.

Como quedó demostrado en la pasada Davis ante Argentina, este equipo no depende de nadie pues por encima de lo individual está el grupo. Un grupo unido, cohesionado, ambicioso y -como bien dijo el capitán- sin límites, en el que nadie se borra y cada jugador asume su rol con una admirable humildad. Quizá esa sea otra de las claves –la más importante diría yo- de la Edad de Oro que vive el deporte nacional: la humildad. Da gusto ver deportistas tan grandes -ya sean de baloncesto, fútbol o tenis- con la humildad como denominador común. Que aprendan los ‘Cristianos y compañía’.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris