Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Ha nacido un líder de derechas, Mariano lo tiene crudo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 7 de diciembre de 2009, 00:57 h (CET)
No acabo de decidirme, espero que sean mis lectores los que me ayuden a tomar una posición clara. Me refiero al chaval que iba a leer un artículo de la Constitución... (Hoy estoy lleno de dudas, ¿debo escribir con mayúscula la inicial de una palabra que muchos se pasan por la sobaquera con la misma facilidad que se toman un vasito de agua?) ...que iba a leer un artículo de la Constitución y se ha hecho un pis en la puerta de cada sede sindical de las 17 autonomías.

No sé cómo tomármelo, si como una muestra de la juventud rebelde que, en uso de la libertad de expresión y por oposición a sus acomplejados y acomodaticios padres, no se conforma, no se calla y monta un cirio de no te menees en tan sacro santo recinto o como ejemplo de joven fachoso, seguramente profranquista y retrocatólico que con absoluta irreverencia ha abusado de la confianza que las instituciones habían depositado en él.

En principio el chaval tiene madera de líder y me despierta simpatía, así que quizá Rajoy debería ir tentándose la ropa y ensayando la carta de dimisión. Nunca se sabe lo que vale un hombre, o un chaval, hasta que le pones a prueba y le mandas a las Cortes a leer el artículo constitucional sobre los sindicatos. Es lo que tienen las derechas, que se pasan la Historia esperando a que llegue el mesías que los conduzca al Reino de los cielos y cuando lo descubren todavía es menor de edad. Conste que yo soy bastante cobardica y me habría quedado paralizado por el terror si por mi mente hubiera cruzado, a hurtadillas seguramente, la posibilidad de montar tal numerito en el estrado de la soberanía popular.

No acabo de tener claro si lo suyo es uso o abuso de la libertad de expresión. El chaval tiene un par de narices por ponerle unas banderillas negras a uno de los lobbys más poderosos de España. Que un adolescente se atreva a cantar las cuarenta a quienes no se atreven a cantárselas al baranda jefe de todas las Españas tiene bemoles. A la chita callando ha tenido tanta repercusión mediática como el Guayomin y su última guayominada, la que le ha montado a Herman Tersch. Digo yo que si El Guayomin tiene derecho a hacer lo que ha hecho con las palabras del famoso periodista, este chaval tendrá derecho a hacer lo que le de la gana con las suyas propias. ¿Si lo del showman de la sexta es libertad de expresión cómo vamos a condenar al chavalete lenguaraz?

Además en el edulcorado ambiente rococó en que viven sindicatos y Gobierno, debiéndose favores mutuamente, debiéndose favores vergonzosamente, lo menos que puede pedirse es que alguien rompa el jarrón de porcelana de Sèvres, o el espejo de Vesalles, a ver si los interesados espabilan y toman nota. El ambiente de camaradería entre gobierno y sindicatos es tal que no sé si en realidad mantienen las reuniones que nos dicen. Tengo para mí que no llegan
nunca a sentarse a la misma mesa, simplemente llegan a la puerta de la sala de reuniones y empiezan a cederse el paso verbal e insistentemente ("Pasa, pasa tú primero", "No, no, pasa tú") de manera que las reuniones terminan ahí mismito sin haber llegado jamás a empezar.

No sé cuantos españoles militan, no me refiero a pagar la cuota sino a defender de manera efectiva razonamientos y posiciones, en cualquiera de los miles de organizaciones sindicales existentes. Quizá menos esos militantes a machamartillo algunos españoles hayan abierto los ojos y la memoria, preguntándose por qué a González le montaron huelgas generales por bastante menos y a Zapahuero le llevan bajo palio.

De momento el mozalbete ha marcado olfativamente el territorio de los sindicatos y puede que ahora otros vengan detrás deseosos de dejar su resto biológico (pis, ustedes ya me entienden) sobre el anterior, que una vez que se empieza nunca se sabe cuando van a parar. Rajoy, lo tienes claro.

Noticias relacionadas

¿Qué democracia es la que se inventan los soberanistas catalanes?

“Tres notas definen, a mi juicio, la democracia: participación activa de todos los sectores sociales en la tarea del poder; respeto auténtico, no retórico, por los derechos humanos; superación del nacionalismo belicoso” Joaquín Ruiz Jiménez

Ética o vida

La ética cristiana tiene buenos propósitos pero no proporciona fuerza para cumplirlos

El silencio cobarde

¿Alguien me puede decir que medidas ha tomado el Gobierno de Pedro Sánchez para perseguir y castigar a quienes han invadido violentamente nuestro territorio?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXII)

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXI)

Dejémonos observar, cultivando los sueños

Cualquier análogo a nosotros es una escuela de vida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris