Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Bailan el agua al Gobierno

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 7 de diciembre de 2009, 00:55 h (CET)
Hace unos meses no pude evitar la carcajada al ver las imágenes. Un periodista, Enrique de Diego, aparecía acompañado de varios cientos de personas cuya intención era depositar una longaniza de chorizo en la sede de UGT. Aquello se hubiera quedado en simple gracia, si no fuera porque los sindicatos de clase han abandonado a la clase trabajadora a su suerte y se han convertido en auténticos burgueses, en buscadores del chollo, en ‘machacas’ de políticos privilegiados y en palanqueros del Gobierno.

Con esa actitud demuestran el choriceo al que se han apuntado desde hace tiempo. No solo se sienten a gusto y apoltronados con la situación de crisis, sino que se han situado frente al trabajador, dañando el ámbito laboral, fomentando la esperpéntica situación de necesidad de los más abandonados y “bailando el agua” al Gobierno socialista.

Con el tiempo, el choriceo no está solo en el “sindicato hermano” del Gobierno, sino también en el ‘COCO’, cada vez más desprestigiado y hermanado con las clases dirigentes. Una organización innecesaria desde el momento que se queda con una tajada jugosa del FOGASA cada vez que le encargan gestionar los fondos de los trabajadores. Doy fe. Una organización que cobra doscientos euros a una afiliada por hacerle un escrito contra la administración que, dicho sea de paso, no sirve para nada y que le condena a no aceptar un trabajo en otra empresa. Y, lo que es más grave, una organización que recibió en 2008 6,44 millones de euros del Ministerio de Trabajo para sus actividades sindicales.

Si el socialismo no ha hecho otra cosa a lo largo de su historia que generar miseria, en palabras de De Diego, un obrero que se acerque al sindicalismo obrero está jugando a la ruleta rusa con sus medios, su familia y su dignidad. Dice Enrique de Diego, líder de la Plataforma de Clases Medias que “El socialismo lastra cualquier economía y lleva al desastre a cualquier sociedad, empezando por los más desfavorecidos y por los que más trabajan” Tal afirmación es perfectamente cierta y claramente extendible a los sindicatos de clase, auténticos ‘mamones’ del sistema, ‘pesebreros’ de los presupuestos generales del Estado, parásitos de la ciudadanía y correveidiles del poder.

Ahora nos encontramos con que RENFE traiciona a la ciudadanía cediendo trenes para manifestarse contra el empleo y contra quienes lo crean. El Partido Socialista apoya tal patraña, UGT y CC.OO. lo bendicen y los afiliados aborregados lo aceptan, además de la dieta y la gratuidad del viaje. Solo falta que apliquen las ventajas del Estajanovismo ruso para quienes acudan, entonces estaremos ante el terror de la antigua Rusia comunista y en pleno y caduco movimiento obrero socialista.

Lo de RENFE es lo que faltaba para que terminaran de reírse de todos nosotros. Ahora utilizan a RENFE para hacer daño al empleo y asegurarse la permanencia de la crisis, que tanto interesa a los aburguesados sindicatos de clase. Cuando lleguen las vacaciones de Semana Santa, Navidad o verano también utilizaran a RENFE para fastidiar a la ciudadanía que busca el descanso vacacional. ¡Malditos sindicatos de clase, siempre contra el ciudadano, contra el trabajador y contra el empleo!

Las barbaridades que están cometiendo “COCOS y OGETES” ni siquiera el sindicalismo vertical se las hubiera permitido. Con el atropello de RENFE, estamos ante un trato de favor por parte del ruin Gobierno de Rodríguez; algo que jamás se había visto en la historia de la democracia. “Bailan el agua al Gobierno”, como lo definió Javier en el Congreso de los diputados.

Los Ayuntamientos del franquismo pagaban el autobús, daban bocadillo de sardinas, queso o chorizo a quienes viajaban a Madrid para vitorear al Caudillo en la plaza de Oriente; pero la mediocridad sindical va más lejos: pagan tren, comida y gratificación a los asistentes. Y lo hacen a costa de todos nosotros, con la bendición ‘gótico-satánica’ de Rodríguez Zapatero. No se debe esperar más y planificar una huelga general contra los sindicatos de clase. Entran bajo palio en Moncloa y el estúpido presidente aún habla de “paz social”. ¿Pero qué dice? ¿Cuánto nos cuesta?

Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris