Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

A vueltas con el Estatut

Mario López
Mario López
sábado, 5 de diciembre de 2009, 09:38 h (CET)
Dándole vueltas a esto y lo otro reparé en la más trágica consecuencia que va a tener la desaparición de las fronteras: ¡la muerte de las embajadas! Eso supone una terrible amputación en la novela de espionaje (salvedad hecha, claro está, de Esperanza Aguirre y sus Granado’s Boys), una horrorosa cercenadura de la novela romántica, del cine porno.

Vamos, que sin embajadas sólo nos va a quedar el Vaticano para crear morbo. Pero aunque los sótanos del Vaticano, como muy bien sabía Andrè Gide, tiene su aquel aún queda lejos del poder lascivo de las embajadas. Por no hablar de la comedia. Pobre Woody Allen. Si mueren las embajadas las generaciones venideras no entenderán su hilarante No te bebas el agua o 1,2,3 de Billy Wilder ¿Qué va a ser de ella? Una vez más van a tener que ser los catalanes los que nos salven del exterminio cultural. Si se independizan, por favor, que pongan embajada en Madrid.

Noticias relacionadas

Un imán y unos espías

Esta semana nos hemos enterado que, por desgracia, hubo quien, al parecer, nos ocultó toda una información necesaria para entender el porqué de los muertos y heridos en el atentado ocurrido el 17 de Agosto en el paseo más importante de Catalunya

La pornografía

Javier Tordera Castro, Almería

Mejor, cuidados paliativos

Josefa Romo Garlito, Valladolid

Carta abierta a los negociadores políticos

Gerardo, Madrid

De lo individual y lo social

Gerardo Hernández Zorroza, Getxo (Vizcaya)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris