Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Ibarretxe es mi Lehendakari

Juan Carlos Pérez Alvarez
Redacción
viernes, 4 de diciembre de 2009, 06:18 h (CET)
Al aproximarse la navidad y recordando que los hebreos, antes del día del Yom Kippur, tienen que pasar por el Kil Nodre, y estando plenamente de acuerdo con el reciente artículo del Lehendakari Ibarretxe he de decir y remarcar que Juan José Ibarretxe es mi Lehendakari, al menos desde la primera vez que voté por el, y hasta que ha dejado de ejercer las funciones de su cargo.

Nuestro pueblo, Euskadi, no puede pararse en sus aspiraciones nacionales porque el camino sea difícil. Tiempos más duros que este ha soportado el pueblo vasco, ya sea en tiempos remotos o ya en vida del partido nacionalista vasco. De dicha historia de relación con el estado español deben quedar claras dos concepciones: una es que España jamás va a aportar ni un solo elemento positivo al país vasco sin que esto suponga un elemento de arrastre social, político o económico para la propia España. El “que inventen ellos” (los europeos) es un síntoma de la mentalidad de las élites españolas de priorizar lo español, sin concesiones, cosa que ya deberíamos haber experimentado y escarmentado, incluidos los 30 pasados años de autogobierno vasco.

Segundo elemento es que el Partido Nacionalista Vasco nació para construir la patria de los vascos. “Euskadi euskotarren aberria da”: la única patria de los vascos. Y en las primeras elecciones al parlamanto vasco su lema fue “Todo un Gobierno para todo un pueblo”. Porque así debe ser. Para una Euskadi en la que primen los intereses de Euskadi y se pueda decidir en Euskadi el futuro de todos. Los fundamentos de la política de los que sentimos la nación vasca debería poder poner en común lo que nos une, en vez de poner en valor lo que nos divide, porque los españoles lo tienen muy claro: tienen su estado y su patria, España, y no van a renunciar a ella… ¿Por qué deberíamos nosotros renunciar a la nuestra?

Al Kalakari López le debo señalar que nunca debe renunciar a decir la verdad. Rubalcaba dijo el 13 de Marzo de 2004 que no queríamos un gobierno que nos mintiera. Y es verdad. Ejemplo de esto es lo ocurrido con el Alakrana. O con las Políticas activas de empleo. Por cierto, en el programa electoral del PSE de 2005 se señalaba como irrenunciable la transferencia de las políticas activas y pasivas de empleo, consideradas como una unidad inseparable. Por no hablar del programa socialista de 1980, con un PSE de 4 territorios, Navarra incluida. Si quiere seguir siendo Kalakari que ponga las cartas boca arriba y sin marcar. Siempre puede, por otro lado, dejarle el puesto a su lugarteniente Basagoiti, o al restante del trío de los azores, Gorka Maneiro. O convocar elecciones anticipadas, que tampoco sería un drama.

Ibarretxe, ante estos elemento, como abertzale, y recordando que dijiste que nunca te habías ido, con humildad, pero con el orgullo de haber sido el último Lehendakari dekl país, te solicito desde este escrito que hagas lo que puedas por poner en valor el bagaje conseguido en los últimos años, hacer visible la mayoría abertzale que existe, más allá de juegos y cálculos electorales (ley de partidos incluida), y asumas la parte que te toca como figura reconocida por muchos para dar el paso decisivo que nos lleve a ser una estrella más en la Unión Europea, pueblos que, como el escocés, asumimos que la única manera de defender nuestro pasado, nuestro presente, y, sobre todo, nuestro futuro, y garantizar la calidad de vida de vascas y vascos, es siendo nosotros dueños de nuestro propio futuro. Eskerrik asko Lehendakari. Ta gero arte, bidean aurki dezagun dana emoteko Euskadiren alde!

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris