Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Entrevista  

“Soy un artista que necesita de la ciencia para hacer su trabajo”

Dr. Carlos del Cacho, cirujano plástico
Redacción
jueves, 3 de diciembre de 2009, 05:14 h (CET)
Durante años el común de los mortales opinaba que la cirugía plástica era una práctica de la que tan sólo hacían usos los personajes del mundo del espectáculo pero esto no es así y hoy en día cualquier hijo o hija de vecinos pasa por la consulta de los especialistas en este tipo de medicina para aumentar sus pechos, subir sus glúteos o mejorar cualquier parte de su cuerpo con la que no se siente a gusto. Vivimos en una sociedad donde prima un determinado canon de belleza y son muchos los que sienten la necesidad de acercarse a él el máximo posible. Para hablar de estos temas nada mejor que hacerlo con un especialista con largos años de experiencia como es Carlos del Cacho, presidente de la SOCIETAT CATALANA DE CIRURGIA PLÀSTICA, REPARADORA I ESTÉTICA, y para ello nos hemos acercado hasta su consulta en la renombrada Clínica Planas. Allí en un amplio y luminoso despacho nos recibe el Dr. del Cacho dispuesto a contestar amablemente a nuestras preguntas.




El Dr. Carlos del Cacho en su despacho.


Teresa Berengueras y Rafa Esteve Casanova / SIGLO XXI

Generalmente en la práctica de la medicina suele haber una endogamia donde el puesto pasa de padres a hijos, pero en tu caso no se ha dado esta circunstancia.

No, en mis antecedentes familiares no existe ningún médico en la familia, mi padre era guardia urbano, yo estudié en la escuela pública de Barcelona, cuando tenía cinco años quería ser médico, tal vez porque admiraba a mi pediatra, siempre, dada la situación familiar, he estudiado con becas y ayudándome con las clases particulares que daba a otra gente.

Pasan esos años de la primera enseñanza y el instituto y llegas a la Universidad.

Cuando llego a la Facultad tengo que buscarme la vida y para ello me dedico a ayudar en las intervenciones de los quirófanos del servicio de urgencia de la Vall d’Ebrón, allí cada viernes entraba en el quirófano, lo que me servía para mejorar las enseñanzas que recibía en las aulas. Evidentemente no cobraba ninguna cantidad por este trabajo pero si que me servía para mi futuro como cirujano. Llegué a este departamento gracias a la recomendación de mi médico de familia que también hacia cirugía general. Naturalmente mi deseo al llegar a la Facultad de Medicina era especializarme como cirujano, en cuarto curso de carrera elijo la especialidad de Cirugía Plástica y Quemados.

Terminas la carrera y como cualquier otro médico recién licenciado tienes que pasar por los cursos y prácticas del MIR.

El primer año de MIR lo hice en La Coruña durante quince meses mientras realizaba el Servicio Militar, posteriormente los exámenes de Cirugía Plástica y Quemados los hice en el Hospital de la Vall d’Ebrón.

Y después de tantos años de estudios y prácticas en los quirófanos comienzas a trabajar.

Puedo decir que nunca he estado en el paro, comienzo a trabajar en el Hospital de Sant Joan de Deu de Manlleu para más tarde entrar en la Clínica Planas donde todavía estoy y donde conseguí mi plaza gracias a mi buen expediente Académico. Todo esto pasaba en 1980, es cuando el Jefe se Servicios me llama para que me entreviste con el Profesor Planas y el siete de enero, montado en mi vespa, acudo a la entrevista y desde entonces comienzo mi carrera en esta Clínica donde aprendí la especialidad de Cirugía Plástica con el Doctor Planas.

Dada tu larga experiencia en esta especialidad quirúrgica debes haber experimentado todas las novedades que en este campo se han venido produciendo en los últimos años.

La década de los ochenta marca la aparición de la técnica conocida como liposucción, esto sucede en 1983 cuando el médico francés Profesor Fournier la da a conocer con lo cual se puede reducir el llamado “efecto cartucheras”, lo recuerdo muy bien porque fue por aquella época es cuando nació mi primera hija. Desde entonces la técnica empleada en esta clase de intervenciones ha ido mejorando y evolucionando y en la actualidad se emplean tanto las cánulas como el láser y la microcirugía.

Se abre la puerta de tu despacho y entra un paciente, ¿cuál es su actitud?

En esta profesión, como en todas, hay personas que vienen pidiendo milagros y eso es imposible que nosotros podamos darlo. Hay otras que vienen influenciadas por su entorno y hay una parte muy importante que acude al cirujano plástico porque no está contenta con su aspecto y quiere cambiarlo, suele ser el tipo de paciente que tiene las ideas más claras, sabe lo que quiere. Mi obligación como médico es siempre tener una conversación con el paciente para detectar que es lo que quiere y ofrecerle la solución idónea, cada vez acude a nosotros gente más joven, en estos casos muchas veces es oportuno hablar también con la madre que suele ver la necesidad de la intervención desde un punto de vista más adecuado. En algunos casos nos encontramos con problemas médicos donde siempre es necesaria la intervención. Para los cirujanos de mi especialidad nuestros pacientes nunca son enfermos sino personas que vienen con el deseo de mejorar su aspecto.

Estas ansias de mejorar el físico a veces pueden inducir a la idea de que entrar en un quirófano es una cosa de lo más natural y cotidiano.

Alguna vez me he encontrado con personas que piensan que operarse para mejorar el aspecto de una parte de su cuerpo es como una fiesta, como acudir a la peluquería y esto no es así. Los cirujanos de mi especialidad siempre, antes de una intervención, le hacemos al paciente una serie de pruebas médicas como si de un enfermo se tratara, hemos de comprobar que su estado es perfecto para entrar al quirófano y que no existe ninguna incompatibilidad ya que de lo contrario podríamos tropezar con una situación que se convirtiera en dramática. Cada paciente debe firmar su consentimiento a la intervención y desde que esto es así creo que son mucho más conscientes del tipo de intervención que se les va a realizar.

Dado que en la mayoría de casos de este tipo de intervenciones existe un fuerte componente psicológico creemos que es importante la situación emotiva del paciente.

Por supuesto, en la recuperación post operatoria tiene suma importancia la predisposición psíquica del paciente, si ésta es favorable el paciente evolucionará con mayor rapidez ya que una actitud positiva siempre ayuda. Por poneros un ejemplo, alejado de estos casos, os diré que cuando intervenimos a una paciente con cáncer de mama si su actitud es positiva suele sanar y evolucionar de mejor manera que si se derrumba y no lucha por salir de la enfermedad.

Hasta hace unos años la cirugía plástica parecía una especialidad a la que tan sólo accedían las personas de una determinada clase social pero con el transcurso del tiempo esto ha cambiado.

Vivimos unos tiempos de culto al cuerpo y ahora el conocimiento de nuestra especialidad afortunadamente se ha extendido y aunque la gente suele saber aquello que quiere debemos seguir por el camino de continuar formando e informando al público. En estos momentos los hombres, cada día más, también acuden a nuestras consultas, estadísticamente atendemos ya a un treinta por ciento de hombres y ello es porque el elemento masculino cada día es más consciente de la necesidad de ocuparse de su aspecto, ahora los hombres utilizan cremas, se hacen la manicura, en fin, se cuidan y eso ya no está mal visto.

¿Llegará el día en que tu especialidad sea accesible en las prestaciones de la Seguridad Social?

En estos momentos la Seguridad Social atiende aquellos casos en los que es necesaria una cirugía reconstructiva, en cuanto a la plástica lo veo difícil de momento dado el coste de la misma.

Con el paso del tiempo la esperanza de vida de los humanos se va alargando y cada día se habla más de los productos antiage que pueden ser la panacea para que vivamos más años y mejor.

Para mi el futuro está en la medicina preventiva que podrá regenerar cada vez más las células de nuestro cuerpo. Una parte muy importante de este futuro está en todos los estudios que en la actualidad se están haciendo sobre las células madre.

Todos hemos escuchado historias, sobre todo de delincuentes, en las que algún cirujano intervenía para cambiar la cara del paciente y que éste fuera otro.

Hasta la fecha cuando nos referíamos a este tema estábamos hablando de intervenciones quirúrgicas en las que al paciente se le cambiaba el aspecto de sus pómulos, nariz y mentón, esto junto con transplantes de cabello daba una nueva apariencia física al paciente, generalmente este tipo de intervenciones se le practicaban, casi siempre en Brasil, a personas relacionadas con el mundo de la delincuencia, una transformación del aspecto físico si que era posible con todas estas intervenciones pero nunca suponía un nuevo rostro. En estos momentos ya se están realizando transplantes de cara como los que ha hecho el Doctor Cavadas en Valencia y aquí el equipo del Doctor Barrell está preparado ya para realizar este tipo de intervenciones que suponen muchas horas de quirófano, que son multidisciplinarias y que se pueden realizar gracias a los avances de la microcirugía.

Estas intervenciones son nuevas en el mundo de la cirugía plástica y reparadora y por tanto sus futuros resultados todavía nos son desconocidos.

Evidentemente considero muy positivas estas operaciones ya que para la persona afectada es darle una nueva oportunidad y manera de vida. El gran problema que puede presentarse es que la piel rechace este trasplante y además cuando eso sucede el sistema inmunitario del paciente puede resentirse. Hay que valorar muy seriamente la situación de cada caso antes de proceder a la intervención para no crear un enfermo farmacológico de por vida.

Desde hace unos meses ante la actual coyuntura económica todo el mundo tiene la palabra crisis en la boca.

Los cirujanos de mi especialidad estamos inmersos en el mundo pero la verdad es que no se puede decir que estemos ante una situación de crisis tremenda, pero mentiría si dijera que en este año hemos operado más que en el 2008. Yo creo que excepto los abogados todos hemos notado, unos más que otros, este situación de crisis en la economía.

La gente confunde en alguna que otra ocasión tu especialidad con la llamada medicina estética.

No tenemos nada que ver unos con otros, la medicina estética tiene unas cosas buenas y otras que no lo son, en muchas ocasiones todo es una pura operación de marketing.

Tu trabajo generalmente consiste en mejorar el aspecto físico de las personas que se ponen en tus manos. ¿Eres algo más que un cirujano?

Soy muy consciente de cuál es mi especialidad donde evidentemente el paciente es lo primero, me considero un creativo y creo que soy un artista que necesita de la ciencia para hacer su trabajo. La técnica es la materia, una obra musical siempre suena distinta según el director que la dirige.

Tanto en el cine como en la literatura son famosos los casos en los que la paciente se enamora del doctor que la trata.

El médico suele ser un profesional al que muchas veces se le mira como si de un mito se tratara y las pacientes se sinceran con él y le cuentan muchas cosas, pero esto de los enamoramientos y de que el médico siempre es guapo, alto y mujeriego tan sólo existe en el cine, esto es una pura leyenda urbana y nosotros somos gentes como todos.

Háblanos de tu experiencia como presidente de la SCCPRE.

Estoy encantado de presidir esta sociedad donde todos mis predecesores han ejercido el cargo de una manera excelente, tengo en la junta directiva un buen equipo de personas que me ayudan a llevar adelante las actividades programadas como las Sesiones Científicas a las que cada vez acuden más asistentes o el Año Gabarró que este ciclo hemos dedicado a quién fue pionero en nuestra especialidad y fundador de la Sociedad. El próximo mes de junio dejaré la Presidencia ya que he estado en el cargo durante dos mandatos y los Estatutos establecen que éste es el término máximo en que un Presidente puede estar al frente. Me queda la satisfacción que cuando deje el cargo habré conseguido los objetivos que en su día me propuse.


El tiempo ha pasado y el Dr. del Cacho tiene que volver a sus obligaciones, nosotros esperamos que sus respuestas sirvan para que los lectores conozcan un poco más a fondo esta especialidad médica de la que cada día se habla más en la sociedad española.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris