Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

El optimismo vuelve a pasearse por Gijón

Manuel Monfort
Manuel Monfort
miércoles, 2 de diciembre de 2009, 07:51 h (CET)
El Sporting de Gijón, es junto al Mallorca, la gran revelación en Primera División. También podría nombrar al Deportivo de La Coruña por el gran papel que está realizando, pero teniendo en cuenta que ya la temporada pasada hizo un desempeño más que digno no me sorprende ahora la gran labor de Lotina y sus pupilos.

Pues volviendo a los de Manolo Preciado, es digno escribir este artículo sobre un equipo humilde, de los destinados a luchar por la zona baja, pero que asombrando a propios y extraños ha conseguido situarse a tan sólo un punto de los puestos europeos. Son paradojas de las que suceden en el fútbol. Este caso es un claro ejemplo de cómo saber maximizar unos recursos escasos para obtener la máxima rentabilidad. Es evidente que, a veces, el tener más pasta y más plantilla no es suficiente para triunfar.

El caso del Sporting de Gijón hay que tener en cuenta que la temporada pasada subió a Primera después de diez años sumido en la categoría de plata del fútbol español. En Gijón añoraban ver al Real Madrid, al Barça, al Atlético, al Valencia, al Sevilla...Pero, finalmente, el proyecto Manolo Preciado empezó a dar sus frutos hasta lograr situarse al sitio donde al club le corresponde estar por historia.

La pasada temporada el inicio de competición vislumbró unas sensaciones muy pesimistas en el club y el entorno. El equipo parecía pagar la novatada. Con una plantilla muy humilde y partiendo de la base del ascenso pasaron las primeras jornadas en las que el club encajó severas palizas. La preocupación era evidente. Si bien, también hay que recalcar que estas primeras batallas fueron contra grandes clubes como Barcelona, Real Madrid, Sevilla o Villarreal. Una vez ya pasó la tormenta llegó la calma, ya que el equipo pareció asentarse en la categoría ofreciendo una progresión ascendente que le situó en un situación más holgada.

Sin embargo, después de haberse hinchado el globo, el equipo volvió a tener una caída acentuada con una cal y otra de arena. Los buenos resultados se fueron compaginando con otros no tan buenos, es decir, todo lo que se ganaba luego se perdía y a veces el saldo era más negativo que positivo. La irregularidad de un equipo muy justito para jugar en Primera se pagó con mucho sufrimiento, pero finalmente se consiguió salvar la categoría en una última jornada de infarto en la que un triunfo sobre el Recreativo por 2-1 en El Molinón dejó a los de Preciado en Primera División.

A los sportinguistas no les afectó la resaca de la permanencia. Más bien todo lo contrario. La felicidad era palpable por haber mantenido la categoría, pero los directivos no se dejaron llevar por la euforia y haciendo una notable autocrítica buscaron, dentro de sus pocas posibilidades económicas, reforzar las líneas críticas del equipo. El Sporting era un equipo que generaba fútbol, que hacía ocasiones, pero que en defensa hacía aguas. La parcela deportiva captó las carencias del equipo y se puso manos a la obra buscando nuevos refuerzos para poder potenciar al grupo.

Llegaron dos defensas, Botía y Gregory, sin hacer mucho, pero el paso de los partidos ha demostrado el gran acierto de estas dos contrataciones. Ambos han conseguido fortalecer el mal del equipo ahorrando muchos problemas defensivos que se pagaban con derrotas la pasada temporada. Un precio demasiado caro que ahora se ha conseguido paliar encajando muchos menos goles.

Pero, sin embargo, estos dos defensas no han sido el gran fichaje de la directiva. Sin olvidarse del gran rendimiento que está dando otro fichaje, Rivera, la verdad que la incorporación que más está sorprendiendo lleva el nombre de Miguel De las Cuevas. El ex del Atlético está demostrando su clase, ofreciendo un salto de calidad que es lo que está llevando al equipo a ofrecer ese buen juego del que tanto presumen los gijonenses. Aporta goles, técnica, calidad y sacrificio para el beneficio de todo el equipo.

Es evidente, pues, que los fichajes han contribuido y de que manera en dar ese salto de calidad para poder pensar en cosas más importantes que lograr la permanencia. Para ello, hay que felicitar a la dirección deportiva por su gran acierto al apostar, con pocos recursos, por buenos mimbres para tapar las carencias que habían.

Sin embargo, el gran héroe no es ningún jugador, más bien se trata del entrenador. Una persona muy representativa, muy llamativa y muy querida allá por donde pasa. Ya estarán deduciendo que me refiero a Manolo Preciado, que en su cuarta temporada ha diseñado un equipo fiel a su filosofía de equipos combativos, abiertos y de buen trato del balón. Desde el club han querido premiar su gran trabajo renovándolo recientemente por dos temporadas más. Aunque, me parece que esto no va a influir mucho ya que seguro que ofertas no le faltarán. Ya se decía que a Lendoiro le gusta, eso si, siempre y cuando alguien vaya y le quite a Lotina., otro gran maestro de la pizarra que está dando lecciones cada domingo en La Coruña.

Mientras tanto, es hora de que disfruten en Gijón. Están viviendo un año de gloria. Tienen que ir, evidentemente, con humildad y tocando tierra. Hay que pensar partido a partido. Lo primero, lograr la permanencia y una vez ya logrado el objetivo entonces ya se pueden tener en mente cotas mayores. Ya en Mareo recuerdan esa gloriosa época de Ablanedo, Luhovy, Joaquín, Luis Enrique, etc. Eran otros tiempos. Años en los que el Sporting discutía a los grandes y que ahora sueña con volver a hacerlo. Es un club en crecimiento y si se sigue trabajando igual de bien, nunca se sabe hasta donde pueden llegar los sueños.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris