Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Innecesario o insuficiente?

Jorge del Castillo (Guadalajara)
Redacción
martes, 1 de diciembre de 2009, 04:27 h (CET)
La violencia de género es un tema de actualidad, y más en estas fechas de repulsa a todo acto violento contra las mujeres. Hay voces discordantes que claman la inutilidad y el rechazo a homenajear a dichas víctimas de maltratos, ya sean físicos, emocionales o de otra índole, ya sea en hogares, ciudades, sociedades o diferentes y diversas culturas del, a mi entender mal llamado, mundo civilizado. ¿Exagerado? En todo caso, insuficiente.

La dominación, humillación, explotación y continua deshonra y menoscabo entre seres humanos es algo que siempre ha existido en nuestra historia. A día de hoy, un momento en el que los - supuestamente - más inteligentes habitantes de este planeta estamos más cerca que nunca unos de otros gracias a las nuevas tecnologías, sería el momento de pararnos a pensar en cómo acabar con esta - presunta - condición inalienable del ser humano. La subyugación de unos sobre otros, gracias o debido a su desigual condición, ya sea hombre o mujer, rico o pobre, explotador u oprimido, en definitiva fuerte contra débil, debe llegar a su fin. La fuerza bruta se emplea cuando no quedan palabras para defender un hecho, algo a lo que, actualmente y gracias a la educación de la que disponemos en, lamentablemente, una pequeña minoría de países del mundo, podríamos eliminar radicalmente para que deje de ser condición y ocupe el lugar que le corresponde en la vieja historia.

Mucho trabajo pendiente por hacer; mucho defensor a ultranza de las grandes degradaciones de este mundo; mucho camino por recorrer para acabar con los abusos de género. Pero esta es la primera piedra para la construcción de un mundo mejor. Un mundo en el que los débiles consigan el sitio que les corresponde. Cada cual debemos ayudar a los demás según lo que seamos capaces y, si queda algo de humanidad en el planeta, cubriremos las necesidades de quien lo necesite porque, en el fondo, todos debemos ser personas y nuestro deber es realizarlo más pronto que tarde.

Noticias relacionadas

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVII)

La dirección espiritual, y la corrección fraterna son los dos pilares de control de la secta Opus Dei, invadiendo el interior de las personas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris