Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Es hora de hacer algo

Francisco Arias Solís
Redacción
martes, 1 de diciembre de 2009, 04:26 h (CET)
Se puede decir que la situación actual está caracterizada por una alarma social en la que todos tenemos algo que ver. “Para que triunfe el mal –decía Edmund Burke-es necesario que la gente decente no haga nada”.

Este año entrará en la historia como un año negro. Está siendo un año cargado de grandes dosis de escándalo derivadas de la corrupción y del fraude. Un año que, mal que nos pese, será recordado como “el año de la corrupción “. Un año en que las denuncias, publicaciones y revelaciones de escándalos están a la orden del día y los ciudadanos, de una y otra forma, han sentido de cerca la angustia y la rabia, y, a la vez, la desconfianza hacia sus administradores –públicos y privados-, cuyos nombres propios acaparan las noticias y los titulares de los medios de comunicación durante muchos días y, en todos los casos, con la misma cuestión de fondo. ¿qué será lo próximo?; ¿quién será el próximo?

Los protagonistas del año, están al frente de instituciones fundamentales, con responsabilidades públicas o privadas de gran calado. Y la alarma social ha llegado a su cota más alta porque, además, económicamente hablando, se nos pide, una vez más, sudor y lágrimas, para poder adquirir una vivienda.

Es norma habitual que, en buena parte del mundo, se niegue que la corrupción existe, a pesar de que estamos viendo, que en ciertos ambientes ésta se manifiesta de forma generalizada. Ningún país será capaz de reconocer semejante epidemia, porque su aceptación implica la incapacidad para establecer un control sobre una situación propiciada. Esta situación, esta epidemia, esta afloración de la corrupción, bien podría ser el resultado de la cultura del pelotazo, mantenida durante las dos últimas décadas, en las que el dinero se ha convertido en el amo de todo y de todos y en la única referencia de éxito.

“El fin corona la obra”, dice el adagio latino, y si en España y en nuestro entorno más cercano se ha afincado la llamada cultura del pelotazo y, como consecuencia, propiciado y tolerado la corrupción, este es el final lógico. Así en zonas de nuestro entorno los jueces están cobrando un protagonismo inusitado. Pero no hay que olvidar que todos, administradores y administrados, políticos y financieros, trabajadores y empresarios, en definitiva, ciudadanos en general, tenemos algo que ver con esto.

Es hora de reflexionar y de actuar contundentemente. Es hora no sólo de revelaciones, denuncias, dramatizaciones y procesamientos. Es hora de hacer algo, algo serio, y, sobre todo, de hacer un ejercicio de conducta social sincera y transparente. A los administradores corruptos habrá que recordarles, lo que dijo el poeta: “Siempre dices que te vas / pero no te vas de veras. / ¡Ojalá una vez te fueras / y no lo dijeras más!”.

Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris