Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los niños soldado

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
martes, 1 de diciembre de 2009, 03:55 h (CET)
La ONG Amnistía Internacional repite de nuevo una campaña publicitaria bajo el eslogan; “Niño soldado” “Lo pondrán en primera línea. Y si muere, irán a una escuela a buscar otro. Y después a otro...” “Secuestran a los chiquillos con intención de convertirlos en auténticas máquinas de matar”, afirma Jean-Charles, que realiza su labor solidaria en Guru, al norte de Uganda. Desde hace mas de veinte años, el grupo terrorista del LRA lleva a cabo estos secuestros y sus madres acaban siendo esclavas sexuales de un auténtico ejército infantil.

“Muertos y mutilados que me persiguen en mitad de la noche, aviones lanzando bombas desde el aire y rebeldes asesinando pueblo enteros y arrasando todo a su paso”; éstos son los delirios que el muchacho de 18 años, Kenneth Opwonya, todavía tiene desde que se evadió del Ejército de Resistencia (LRA), en el septentrión de Uganda.

Escuálido y bajito, como la mayoría de los ugandeses, razona con un tono exiguo y con una mirada lúgubre y profunda, acerca de su experiencia como cautivo del LRA. Diserta de cómo fue forzado a asesinar y ejecutar crueldades contra su voluntad. “Cuando los rebeldes te decían que tenias que matar a alguien, si te oponías, te mataban ellos o le decían a otra persona que te matara, con sus propias manos”.

Los jefes rebeldes instruían a las criaturas para que usaran las armas, desarticular las piezas y volver a ponerlas cada una en su lugar. “Teníamos que saber de memoria donde iba cada pieza, un pequeño error y los rebeldes te daban una paliza”. Rememora cómo los oficiales imponían a la gente que se tumbase boca abajo con el fin de que no se les viera la cara en el momento en que se les iba a matar. Había momentos en los que la munición escaseaba y, al no poder malgastar balas, les obligaban a asesinar a las víctimas con las bayonetas”.

Kenneth, reside con su parentela en un campo de desplazados. Desde que escuchó hablar del proyecto “Jesuit Refugee Service”, en Kitgum, resolvió incorporarse. A los chiquillos los adiestran en las distintas habilidades para que, los ex soldados, puedan valerse por sí mismos. Mas de 20.000 críos han sido secuestrados y muchos se trocaron en combatientes o esclavos sexuales.

“Cuando hacéis, con la violencia derramar las primeras lágrimas a un niño, ya habéis puesto en su espíritu la ira, la tristeza, la envidia, la venganza, la hipocresía”, escribió Azorín.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris