Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Una mujer a tener presente

Kathleen Parker
Kathleen Parker
martes, 1 de diciembre de 2009, 03:30 h (CET)
COLUMBIA, SC - El lunes, mientras empezaba a difundirse la noticia de que se presentaban formalmente 37 cargos por violación de código ético contra el asediado gobernador de Carolina del Sur Mark Sanford, la mujer que quiere ocupar su puesto hablaba de restaurar el orgullo de la opinión pública en su estado de origen.

Ese es un objetivo ambicioso viniendo de cualquiera en un momento en que Carolina del Sur parece aficionada a protagonizar el pasatiempo cómico del resto de la nación, pero especialmente viniendo de una mujer de una minoría en unas primarias Republicanas a seis bandas en el corazón rural del país.

Por otra parte, Nikki Haley, con quien me reuní para el café, no es una mujer que se vea intimidada fácilmente por las circunstancias – ni por los clavos oxidados. Tras participar en la convención del Partido Republicano en su estado, Haley llegó a estrechar la mano con el secretario de la formación en el estado Katon Dawson. Él le puso un clavo oxidado en la palma de su mano y le dijo:

“¿Ves esto? Vete preparando... porque así de fino hay que ser para salir airoso”.
No es problema. Haley salió airosa de su iniciación en el sangriento rito conocido como política de Carolina del Sur. Sentada en un reservado del fondo del restaurante, resta importancia a los anuncios que cuestionan su conversión de Sij en cristiana metodista. Después, digo yo, la acusarán de ser una de esas musulmanas en el armario, y ella aparta otro mosquito imaginario de su visión periférica.

Sin quitarle la vista de encima discretamente, Haley presentaba sus credenciales, su tabla de logros y una lista de objetivos con la misma precisión meridiana que se asocia al gobernador de Luisiana Bobby Jindal, con quien a menudo se la compara.

Al igual que Jindal, Haley es de ascendencia india – esbelta, comedida en el gasto (en el buen sentido) y preparada para sacudir el terreno conservador. Educada en el minúsculo municipio de Bamberg (2.500 habitantes) es una candidata igual de improbable en esta esquina del mundo como Jindal en el vecindario veterano de Huey Long. Cuando fue elegida por primera vez como representante en la Cámara, se postulaba contra el miembro más veterano de la Asamblea, cuyo tío había ocupado el escaño con anterioridad. Ella no sabía mucho más, dijo.

Ya por su tercer mandato, la madre casada de dos hijos es una especie de fuente de problemas. De nuevo al igual que Jindal, está dispuesta a cuestionar el estatus quo, insistiendo por ejemplo en que sus colegas deben dar a conocer el sentido de su voto ante la opinión pública.

Cuando se dio cuenta de que menos del 10% de las votaciones dejaban constancia, redactó un proyecto para rectificar la situación. A pesar de ser advertida por la dirección de la Cámara de que corría el riesgo de perder sus obligaciones en el Comité si no abandonaba el proyecto de ley, ella perseveró. En la práctica, fue reemplazada como presidenta del subcomité de banca.

Aunque es una social conservadora, Haley pone el acento en las empresas, los impuestos, el gasto público y la educación. Casada con un oficial de la Guardia Nacional, es una contable que empezó a llevar los libros del negocio textil de la familia a los 13 años.

“Aprendí muy pronto lo difícil que es ganar el dinero y lo fácil que es que el gobierno te lo quite”, decía, no por primera vez, sospecho. Su mensaje de disciplina sugiere una lista de asuntos que van siendo mencionados a medida que habla. Este es otro:

Su madre era una abogada en la India y se le ofreció un cargo como jueza, pero nunca llegó a presidir el estado a causa de las restricciones culturales que habrían convertido su vida profesional en una pesadilla logística. Finalmente, los miembros varones de su familia decidieron que su madre no podía ocupar el puesto.

Gran parte de su espíritu hacedor se debe a esa herencia. No te quejes, le decían siempre sus padres. Haz algo.

Entre las primeras cosas que espera hacer como gobernadora es impulsar la derogación del impuesto sobre la renta a las personas físicas y las pequeñas empresas.

“Cuando Carolina del Sur deje de castigar a nuestros empresarios y ciudadanos por su éxito y en su lugar empiece a recompensarles, ellos reinvertirán en nuestro estado, ampliarán sus plantillas y nuestra economía empezará a avanzar”, escribe en su página web.

Esta forma de hablar y su trayectoria en el cargo le valieron el máximo apoyo de los grupos anti-política fiscal, así como la aprobación temprana, aunque anticipada a estas alturas, del actual gobernador.

Más recientemente sin embargo, Haley también obtuvo el respaldo de la ex esposa del gobernador, Jenny Sanford, que elogió las credenciales reformistas a favor del contribuyente y la pequeña empresa de Haley. En una carta de apoyo, la señora Sanford escribe que lo que Haley ha logrado “exige agallas y exige inteligencia, y Nikki tiene un montón de las dos”. De un clavo oxidado a otro.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris